Adultos y niños marchan contra bodas y adopción gay

La Sociedad Educativa de Refuerzo a la Familia, organizaciones religiosas, ciclistas y Laguna VA partieron de la Torre Eiffel de Gómez Palacio con destino a la Plaza de Armas de Torreón.
La marcha se llevó a cabo también en otros 16 Estados del país.
La marcha se llevó a cabo también en otros 16 Estados del país. (Miguel González)

Torreón, Coahuila

Alrededor de 100 personas, al menos la mitad menores de edad, se congregaron en la Torre Eiffel de Gómez Palacio para caminar en la Caravana por los Niños, contra el matrimonio igualitario, la adopción gay y el aborto.

Entre los menores, pocos sabían bien a bien de que se trataba el asunto. Esta marcha llevada a cabo durante la tarde del sábado, fue convocada por la Sociedad Educativa de Refuerzo a la Familia.

Nevárez señaló que no están contra la unión de parejas homosexuales, pero sí que se le llame matrimonio.

Estuvieron presentes también representantes de organizaciones religiosas, ciclistas y Laguna VA que está integrado por jóvenes que promueven los valores. La marcha se llevó a cabo no sólo en La Laguna, sino en otros 16 Estados del país.

Susana Nevárez de Ramos dijo: "estamos manifestando nuestro apoyo y exigimos el respeto por parte de las autoridades al modelo de familia como lo hemos conocido a lo largo de la historia, formado por un papá, una mamá, hombre y mujer, que dan como consecuencia la procreación de los hijos".

Señaló que no están contra la unión de parejas homosexuales, pero sí contra que a estas uniones se les llamen matrimonios. Y si un hombre y una mujer no pueden tener hijos, ellos si apoyan la adopción.

Esto porque afirmó Susana, los niños requieren figura paterna y materna, pero como tales, no de alguien que dijo, juegue a ser el papá sin serlo o a la mamá.

"Socialmente afecta y nos afecta a todos. En primera instancia son los pequeños que sufren una confusión por no tener ese patrón de identificación, si es varón con el papá y la niña con su mamá y afianzan su sexualidad, no lo decimos nosotros, lo dice la experiencia y quienes han pasado por esto, que expresan su inconformidad", aunque no conoce a nadie que haya crecido en un hogar homoparental.

El movimiento busca que la ley que existe en Coahuila respecto a los matrimonios homosexuales se derogue, pues afirman que no los tomaron en cuenta a ellos, sino que solo hicieron caso a las minorías y perjudican a las mayorías.

Desde el año pasado, dijo Susana, ya se habían manifestado, pero que siguen con la inquietud del modelo tradicional de la familia. "No nos hicieron caso porque ellos tendrán sus arreglos particulares, políticos, a lo mejor por la moda del mundo. Con tantas problemáticas legislan en cosas contra la sociedad".

Reconoció a los integrantes de la comunidad LGBT como humanos con derechos, pero que en todo caso, lo que deben considerar primero que nada es la adopción de los pequeños. La marcha terminó en la Plaza de Armas de Torreón.

Por su parte, Raymundo Valadez, activista por los derechos de la comunidad LGBT en La Laguna, acudió a la marcha para documentar, tal como lo anunció el mismo en sus redes sociales.

"Dicen que están a favor de que un niño y una niña tengan un papá y una mamá. Eso me hace creer que están contra ellos mismos, porque son heterosexuales los que abandonan a los menores en casas hogar".

Dijo que todo mundo merece respeto y que toda la vida merece respeto, pero que al momento de faltar al respeto de una forma de vida, existe la violencia de género, tipificada como delito en la Constitución Mexicana.

Hay homosexuales y lesbianas que adoptarían a un hijo abandonado por padres heterosexuales.

"Son muy pocos y dentro de los pocos, hay bastantes observadores de la comunidad, que estamos documentando los hechos para tomar acciones tanto en Durango como en Coahuila hacia las autoridades por permitir este tipo de  acciones que promueven el odio, el estigma y la discriminación hacia un grupo social", lo que no es un valor cristiano, agregó.

Afirmó que no están contra la difusión de la palabra de Dios, ni contra el cristianismo. Tras la conclusión de esta marcha se pondrán a platicar sobre las acciones de índole legal.

Si bien hay homosexuales y lesbianas que no tienen el deseo de ser padres, hay otros que tienen ese anhelo y desde ese momento, cabe la posibilidad de que adoptarán a un hijo abandonado por padres heterosexuales.