Lerdenses aficionados a máquinas de apuestas

El dueño de uno de esos aparatos señaló que por lo regular son las mismas personas las que acuden a depositar algunas monedas, con la esperanza de multiplicar su cifra.
En Lerdo son muchas las personas las que son aficionadas a las máquinas de apuestas.
En Lerdo son muchas las personas las que son aficionadas a las máquinas de apuestas. (Alberto Robledo)

Lerdo, Durango

El mediodía apenas llega y las máquinas de apuesta distribuidas en el centro de Lerdo ya tienen cuando menos cinco personas alrededor de ellas. Un peso tras otro caen en la rendija que lo mismo puede multiplicar que desaparecer el dinero, con ansia esperan los demás, con la mano dentro del bolsillo revolviendo la "morralla", a que llegue su turno. Tal vez este día sea su día de suerte.

"A veces se juntan una diez personas, no nada más aquí, también en otras máquinas. (Casi siempre) son las mismas personas, hay gente que le echan por curiosos, pero nomás ocasionalmente", señaló el dueño de una de las máquinas.

Para algunos es un hobby y para otros, los que ya conocen la maña, puede representar una buena opción de ingreso, pues en la hora que pasan ahí pueden llegar a sacarse hasta 200 pesos.

"Hay unas 100 personas que todos los días vienen a jugar los juegos de Pronósticos, hay gente que juega los puros miércoles o los puros domingos que hay Melate".

Algunos van de espectadores, se paran cerca de jugador a ver cómo echa un peso y escoge una figura, echa otro y escoge otra, un acto que a fuerza de repetición se vuelve mecánico y preciso. Las posibilidades de perder se reducen y seguido se escucha el tropel de monedas salir de la máquina.

"Hay unos que ya le saben y sí le ganan. A veces con 10 o 20 pesos que lleguen duran hasta una hora jugando. A veces a la máquina no le queda nada porque sí le sacan bastante", indicó el dueño de la máquina.

Esta no es la única forma de dinero fácil en Lerdo, los cachitos, raspaditos, boletos de lotería y demás rifas también son constantemente adquiridos por los habitantes, que no pierden la esperanza de algún día "pegarle al gordo".

Mientras corre la entrevista con el dueño de la máquina, quien también tiene un local donde se venden todos estos papelitos de la fortuna, un señor se acerca con un boleto de Pronósticos a preguntar cuánto se sacó.

- Diez pesos, señor.

-Bueno, peor es nada. Dame otro, con los mismo números.

La esperanza no muere.

"Hay mucha gente que juega bastante, más hoy, domingo, que es día de Melate. Hay unas 100 personas que todos los días vienen a jugar los juegos de Pronósticos, hay gente que juega los puros miércoles o los puros domingos que hay Melate", señaló.

Gente que visita ese local ya le ha pegado de perdido a los cinco o diez mil pesos y "es lo que los hace que sigan jugando, porque ven que sí salen los premios, que se los pagan y no hay tanto problema en cobrar".