Margarita pide tiempo para migrar Policía a mando civil

La alcaldesa reconoció que es un proceso que se debe llevar a cabo sin que las corporaciones pierdan fuerza o capacidad de reacción.
La alcaldesa Margarita Arellanes.
La alcaldesa Margarita Arellanes. (Ricardo Alanís)

Monterrey

El cambio de mandos militares a civiles es parte de un proceso que se debe de llevar mediante una transición sin que las corporaciones pierdan fuerza o capacidad de reacción, consideró la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes.

Tras la postura del diputado local del PAN, Enrique Barrios, en el sentido de que es urgente establecer una fecha para regresar a los civiles el control de las policías, la munícipe expresó que en el caso de Monterrey se están preparando con oficiales civiles y pretenden una Policía de Proximidad.

"Me parece que es un proceso, es un proceso porque debemos de recordar que esto inició precisamente a raíz de 2009 en que la parte más álgida de la delincuencia se vivió y que si bien los municipios nos debemos de estar preparando con policías civiles, lo cual está haciendo el municipio de Monterrey y va más a hacer un policía de barrio, de contacto, de proximidad.

"También es cierto que es parte de un proceso y una transición que debemos de llevar sin descuidar y sin perder ese equipo de fuerza o con capacidad de reacción que se requiere y continuar también lo que nos ha dejado la aportación de los mandos militares, en cuanto a disciplina y la forma de llevar la corporación", expresó.

Hace unos días, el director del Instituto de Seguridad Pública, Martín Treviño Sosa, planteó la necesidad de que los mandos de las policías que actualmente son militares, regresen al control de civiles.

La llegada de militares a las corporaciones de policía de los municipios se dio con los alcaldes que asumieron para el período 2009-2012, a raíz de la excesiva violencia generada por el crimen organizado.

Sin embargo, ahora que disminuyó la presencia de la delincuencia organizada, los delitos menores crecieron, cosa que no han podido detener los militares, además de que han incurrido en múltiples abusos de autoridad, caso concreto del municipio de Guadalupe donde los policías, ex militares han sido involucrados en homicidios, además de otros municipios, donde al actuar erróneamente han dado muerte a ciudadanos.

En otros casos han actuado con abusos de autoridad y como ejemplo está el reparto de volantes por parte de cinco miembros del Consejo Nacional Ciudadano, la semana pasada en las calles de Padre Mier y Zaragoza, en el centro de Monterrey, acción que intentaron reprimir alrededor de 40 elementos de Fuerza Civil que portaban armas largas y decenas de oficiales de la Policía Turística de Monterrey.

A estos abusos se suman los acosos diarios que sufren representantes de medios de comunicación, ya que al andar en vía pública son abordados sin excepción, por oficiales de policía de cualquier corporación para exigir se les informe lo que andan haciendo los reporteros, camarógrafos y fotógrafos.