Con mañanitas, mariachi y paseos celebran a Guadalajara  

Durante todo el día se llevaron a cabo festejos en la zona centro de la capital jalisciense. Por la tarde se celebró una sesión solemne en la que se entregó el Premio Ciudad de Guadalajara.
El Ayuntamiento tapatío repartió 5 mil picones y 300 litros de chocolate entre los asistentes a la celebración.
El Ayuntamiento tapatío repartió 5 mil picones y 300 litros de chocolate entre los asistentes a la celebración. (Alejandro Acosta)

Guadalajara

El clima frío no fue impedimento para celebrar el aniversario 473 de Guadalajara, pues desde muy temprano el primer cuadro de la ciudad fue visitado por ciudadanos que se unieron al festejo.

Las mañanitas al son del mariachi sonaron poco después de las diez de la mañana en Plaza Guadalajara. El cántico popular, pareciera, no pierde vigencia: “Tienes el alma de provinciana, hueles a limpia rosa temprana, a verde jara fresca del río, son mil palomas tu caserío. Guadalajara, Guadalajara hueles a pura tierra mojada”, sonaba en el lugar después de que el alcalde Ramiro Hernández reconocía la belleza de la mujer tapatía.   

“Yo estoy convencido  que el presente y el futuro será mejor que nuestro pasado que de por sí es grandioso, pero también estoy convencido de que la única forma en que esta ciudad nos dará alegría y nos dará satisfacción, es trabajando cada vez más, porque la ciudad se convierta en casa de todos, en donde nos sintamos satisfechos, donde nos sintamos libres”, dijo el alcalde.

Cinco mil picones y 300 litros de chocolate se repartieron como parte de la celebración entre los  asistentes, para después dar el banderazo de salida a las calandrias que dieron recorridos de manera gratuita en las calles principales del centro hasta las dos de la tarde.

Posteriormente, en la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, se conmemoró con una guardia de honor a la figura de Valentín Gómez Farías, personaje histórico cinco veces presidente de la república.

Después de ello, la comitiva se dirigió al monumento a Beatriz Hernández, esposa de Juan Sánchez de Olea y quien dijo una frase que dio pie a la fundación definitiva de Guadalajara el 14 de febrero de 1541, en lo que ahora es plaza Fundadores.

“Señor el rey es mi gallo y yo soy del parecer que nos pasemos al valle de Atemajac y si otra cosa se hace será de servicio de Dios y del Rey”, dijo para que posteriormente Cristóbal de Oñate, a nombre del rey Carlos V, fundara la Perla Tapatía.

A las 18:00 horas se celebró una Sesión Solemne en el Ayuntamiento tapatío, en la que se realizó un homenaje póstumo al Premio Ciudad de Guadalajara de este año, al escultor Juan José Méndez Hernández, que falleció a los 79 años de edad el pasado 22 de enero.

El premio fue una medalla  acuñada de oro con el nombre de José Méndez y diez centenarios o su valor en moneda nacional. El premio fue recibido por dos de sus hijos. Juan José Méndez, quien emitió un mensaje en el que habló sobre las esculturas que dejó su padre.

“Ésta es una de las maravillas de las esculturas,  que permanecen aunque las personas ya no estén, éstas son de las que siguen hablando de quien les dio vida”, dijo.

El galardonado nacido en Poncitlán fue creador de diferentes obras que lucen en la ciudad: La estatua de Miguel Hidalgo que se ubica en el puente de Calderón, la estatua de José Antonio “El Amo” Torres, que está frente a la zona del Mercado Corona y la de Cristóbal Colón, en avenida López Mateos y Américas.