Ley es deficiente ante el maltrato infantil: abogado

Juan Jorge Olvera Reyes, especialista en derecho penal propone que cualquier tipo de agresión contra los niños se persiga de oficio y se brinde a las víctimas el apoyo necesario.
En Torreón, las llamadas de auxilio por situaciones de violencia se incrementaron un 62%.
El maltrato infantil se encuadra en delitos como lesiones, violencia intrafamiliar o delito sexual. (Yazmín Sánchez)

Tampico

A pesar de que se trata de uno de los sectores más vulnerables de la población, el maltrato o violencia infantil no está tipificado en el Código Penal de Tamaulipas a diferencia de algunos otros estados de la República que incluso están solicitando que sea considerado como delito grave y se endurezcan las penas para quienes incurren en el ilícito.

A este respecto, el abogado Jorge Olvera Pérez, manifestó que no se tipifica porque lo que se hace es encuadrarlo en el delito de golpes, lesiones, violencia familiar o delito sexual en su caso.

"Lo que tal vez sería más sensato es darle la actividad de oficioso a alguno de los delitos que cuando se trate de menores la actuación sea oficiosa es decir, si un vecino sabe que es el padre de familia en el caso de que haya el maltrato infantil pues el vecino pueda denunciar y cualquier persona lo pueda hacer, el maestro en la escuela, etcétera" Lo anterior, dijo, porque la violencia o maltrato infantil se da sólo en el seno familiar.

"El niño está sujeto al maltrato físico, al maltrato psicoemocional y al maltrato sexual ahora también lo que no se contempla o no se contempla de forma fáctica es que la ley prevé que haya hogares provisionales para que quienes sufren maltrato infantil sean llevados ahí y reciban los debidos cuidados, creo que nos falta todavía mucho más también en eso, en la forma en que vamos a reparar ese daño por la forma en la que el niño lo recibe".

Indicó que en su experiencia personal, profesional, ni el sistema DIF ni la PGJE cuentan con los recursos para brindar ese tipo de apoyo a las víctimas a pesar de que tienen que hacerlo, y es que el recurso humano o económico no es suficiente.

Ambas instancias se apoyan mutuamente al momento de tener conocimiento de algún delito de esta naturaleza, pero afirmó que el gobierno estatal no facilita la actuación.

"Hay una ley de los derechos de las niñas y los niños que dice que se debe crear un comité estatal de seguimiento y vigilancia de este tipo de casos para que se aplique bien la Convención Internacional de los Derechos de los Niños, pero aquí no existe".

Lo anterior se pone en evidencia sobre todo hoy cuando señala, el maltrato infantil se está dando con mayor notoriedad dentro de la sociedad no solamente de los padres, también de los maestros, entre los mismos compañeros o estudiantes mayores, por eso la sugerencia de tomarlo como de oficio y tomar medidas de prevención y de acción en cuanto veamos a un niño en situación difícil.

DOS MIL DENUNCIAS

De acuerdo con el Inegi, la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia incorporada al Sistema DIF nacional, señala que en el 2010 se recibieron 33mil 082 denuncias por maltrato infantil y se atendieron 32mil 068 menores de las cuales, en Tamaulipas se registraron 2mil 054 y 2mil 047, respectivamente.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) señala que la mayoría de las personas que golpean a sus hijos con la intención de corregirlos no son conscientes de que los golpes son poco eficaces para educar y que producen daño real o potencial sobre la salud, desarrollo, dignidad y autoestima del niño.

Y cuando se afecta su autoestima, se perturba su capacidad de relacionarse, la habilidad para expresarse y sentir, deteriora su personalidad, su socialización y, en general, el desarrollo armónico de sus emociones y habilidades.

"Debido a que el delito se tipifica como violencia intrafamiliar y no como violencia infantil, no tenemos una estadística concreta de los casos en los que se refiere a niños. Obviamente si hay y tenemos casos de agresiones físicas pero afortunadamente no hemos llegado a otras escalas más graves que sería hospitalización o fallecimiento de la víctima", sostuvo Laura Escamilla, Agente Segunda de Protección a la Familia.