Toros y peleas de gallos, no tipificados como maltrato animal

Hasta 5 mil días de salario mínimo a quien cometa maltrato y crueldad en adiestramiento, resguardo o posesión de animales fuera de su hábitat, pero no actividades que tengan que ver con deporte.
Charreadas, jaripeos, peleas de gallos, corridas de toros, legales en Veracruz.
Charreadas, jaripeos, peleas de gallos, corridas de toros, legales en Veracruz. (Aristeo Abundis)

Pánuco

El Congreso de Veracruz tipificó con castigo el maltrato animal, se aclara, sin embargo, que quedan excluidos de la aplicación de este ley los espectáculos de tauromaquia, peleas de gallos, faenas, camperas, las carreras de animales.

La iniciativa exenta actividades relacionadas con el deporte de la ranchería, jaripeos, pamplonadas, granjas cinegéticas, unidades de manejo ambiental y demás permitidas por la Ley, que habrán de sujetarse a lo dispuesto por las leyes reglamentarias y demás ordenamientos jurídicos y aplicables a la materia.

La nueva Ley de Protección a los Animales en el que castiga según la minuta dada a conocer, hasta con 5 mil días de salario mínimo a quien maltrate con crueldad a los animales ya sea en el adiestramiento, en el resguardo de los mismos o en la preparación para espectáculos públicos.

Esta disposición se generó al desarrollarse la octava sesión del segundo periodo ordinario de la LXIII Legislatura del estado de Veracruz en la que estuvieron presentes representantes de las asociaciones protectoras de animales y donde se expuso que exhibir animales de la vida silvestre en espectáculos de circos, feria y otros eventos de carácter recreativo, son prácticas que atentan contra la preservación al privárseles de un trato digno y respetuoso a los animales.

Bajo la exposición de motivos de que el maltrato a los animales es un atavismo salvaje que se debe evitar y eliminar ya que no es posible que la capacidad del hombre se utilice para maltratar a otros seres vivos, la iniciativa de ley que fue presentada por el ejecutivo estatal fue aprobada y en ella se faculta a la secretaria del medio ambiente y ala procuraduría del medio ambiente así como los municipios para ejercer las diversas atribuciones en materia de protección a animales.