Pese a la Ley, la crueldad sigue presente

"Podemos abrazar la causa de los animales, pero también la de los niños, viejitos, la que quieran. Ayudar a quien lo necesita nos hará una mejor sociedad", señala el médico veterinario Miguel Dávila.
El estado de salud de "Chola" ha mejorado pero necesitará varias cirugías.
El estado de salud de "Chola" ha mejorado pero necesitará varias cirugías. (Facebook Rebeca Reyes)

Torreón, Coahuila

Pensaban que estaba muerta, pero estaba en shock. La "Chola" es la clásica perrita de la colonia, que no es de nadie pero es de todos. Yacía tendida sobre la calle en la colonia Nueva Laguna Sur, con el hocico destrozado, la mañana del 16 de diciembre del 2014.

Alguien subió la foto en redes sociales, y alguien más llevó a la "Chola" con el médico veterinario Miguel Dávila. El diagnóstico fue que un petardo le explotó.

En un principio se creyó que se le habría metido el explosivo en el hocico, pero esto no es factible, ya que de haber sido de esta manera, seguramente la persona que la agredió de esa forma, hubiera perdido la mano muy merecidamente.

Lo más factible sin embargo, es que alguien aprovechando la condición de calle del animal, le aventara primero trozos de comida, y después, el petardo encendido, explotando.

El caso causó indignación, pero no es el único por desgracia. El maltrato animal sigue siendo una realidad que día a día sufren los más indefensos.

"El problema es que no existe quien ejerza la ley, que ya es válida y que se tiene que cumplir, pero repito, no hay quien la haga cumplir".

"La "Chola" llegó con pérdida de estructura del hueso de la mandíbula, la lengua desprendida y quemada, con el paladar desprendido, sin piezas dentales. Ya fue operada dos veces. Ahora ya puede comer papilla", informó el doctor Dávila, quien no ha cobrado ni un solo peso para salvar a la perra. No está preñada como se había dicho en un principio. Pero la barbarie de este acto es tremenda.

Miguel Dávila tiene mucho tiempo ayudando a animales maltratados. Saca de entre sus archivos unas fotos terribles. Se ve una masa de carne y huesos. Se trata de la cara de un perro que fue macheteado y sobrevivió gracias a la reconstrucción delicada que hizo en el animalito.

Un gatito también sin cara, agredido, está entre sus rescatados. Otro perro macheteado en el lomo. Uno más baleado por su dueño. Conserva gráficas de todos los casos, atestiguando así la crueldad del ser humano.

“Podemos abrazar la causa de los animales, pero también hay más causas: los niños, los viejitos, las que quieran. Ayudar a quien lo necesita siempre nos hará una mejor sociedad, todas las causas son loables”, señala.

Comenta que lo que no se vale es criticar y no hacer nada. Se señala al loco que cuida perros o que da dinero a los viejos, pero asegura que sería ideal si hubieran 20 mil de esos locos.

Sobre la Ley Contra el Maltrato Animal que fue reformada, destacó que sobre todo, se trata más de una cuestión de cultura. Que hay leyes contra el robo, contra el asesinato, contra la violación, pero que estos horrores siguen ocurriendo.

Sin embargo se abre a la esperanza. “Las cosas no cambiarán de un momento a otro, pero vamos a morir intentándolo; nada nos da derecho a maltratar o a dañar a alguien, menos a los animales”.

"Se tiene que hacer la denuncia ante el PROPAEC, las oficinas están en el Palacio Federal, o en todo caso, puede ser en el Tribunal de Justicia Municipal".

Para la “Chola” siguen otros procedimientos quirúrgicos, su medicación, alimentación y la mejor cura de todas: el tiempo. “Cuando uno está solo con su conciencia no se puede hacer tonto. Yo te puedo hacer daño sin querer, pero haberte podido ayudar y no haberlo hecho es el peor de los pecados, que es de omisión”.

Por su parte, Martha Téllez Girón, directora del Albergue Corazón Canino y activista, señaló que esta ley siempre había existido, pero considera que con el boom que los protectores de animales han generado contra el maltrato animal, las autoridades consideraron mejorarla.

“Definitivamente es un paso más en beneficio de los animales. El problema es que no existe quien ejerza la ley, que ya es válida y que se tiene que cumplir, pero repito, no hay quien la haga cumplir”.

Lo peor de todo es que a estas fechas, hay autoridades que aún desconocen de que se trata la ley. Los elementos policiacos la desconocen, e incluso, el Ministerio Público.

Cuando se encuentra a un animal víctima de maltrato, señala Martha, lo primordial es resguardar a este ser vivo, buscarle ayuda si está herido y alimentarlo. “Luego se tiene que hacer la denuncia ante el PROPAEC, las oficinas están en el Palacio Federal, o en todo caso, puede ser en el Tribunal de Justicia Municipal.

Pero es imperativo que se haga la denuncia”. Como todos los procesos legales, este también es complicado. La invitación de Martha Téllez es que se haga de la manera más adecuada posible. Esto es, con nombres de agresores, direcciones concretas, y sobre todo, evidencias, para que la denuncia no sea ignorada, ya que los mismos marcos legales obligan a que la denuncia sea formal.

La ley ha sido un gran impulso para los políticos que la han promovido. Es una ley noble sin lugar a dudas. “Se agradece mucho por que es un paso más que beneficiará a los animalitos”, concluyó Martha Téllez.