El 2013 fue un mal año para la Iniciativa Privada: CCEH

“Lo bueno es que ya se va a acabar”, dice Francisco Carreño.
“El problema fue que no fluyeron los recursos federales”, dijo Francisco Carreño Romero.
“El problema fue que no fluyeron los recursos federales”, dijo Francisco Carreño Romero. (Héctor Mora)

Pachuca

Lo bueno de este 2013 es que ya se va acabar, señaló el presidente del Consejo Coordinador Empresarial del estado de Hidalgo, Francisco Carreño Romero, quien señaló que fue uno de los años más complicados que han vivido las empresas, luego de la crisis de 2008, por lo que tuvieron que hacer ajustes, despidos de personal y vivir de sus utilidades.

Sostuvo que lo que provocó que la economía se paralizara y que se quedara lejos de cumplir la meta que se tenía de crecimiento para el economía en este año fue porque no fluyeron los recursos federales y de ahí que no se pudieran financiar programas, ni obra pública, ni apoyar a las empresas con créditos blandos.

“Ya vamos a cerrar el año, yo creo que esa es una buena noticia, realmente como se vieron todos los datos y todo lo que estuvimos declarando en su momento de la necesidad de que los recursos públicos bajaron para poder fortalecer a las empresas, nosotros vimos las necesidades, y los índices que nos dan ahora nos dan la razón de lo que estábamos sintiendo y de lo que está pasando, y eso nos dice que por eso vamos a tener un crecimiento mínimo comparado a lo que se esperaba”.

Ahora, dijo el líder empresarial, existen condiciones para que las empresas puedan recuperar algo de lo perdido, pero no se podrá hacer al 100% por falta de tiempo, lo que provocará que haya subejercicios con el presupuesto en casi todas las dependencias federales.

“En el fin de año yo creo que las cosas pueden ir bien, mejor para algunas o buenas empresas hidalguenses (...) porque el Tuzobús nos va ahorita a reactivar a algunas de ellas, y eso nos da liquidez, entonces realmente es el cierre de año y en la capacidad que se tenga de llevar a cabo el trabajo (por parte del gobierno), es la velocidad en la que vamos a poder recuperar dinero, entonces realmente este fin de año consideramos que las empresas de la construcción que habían tenido el mayor problema durante el año esperemos que se reactiven”.

Dijo que las empresas pasaron más de la mitad del año, sin trabajo y apenas subsistiendo, por lo que al cerrar este 2013 algunas no mostrarán crecimiento.

“Para haber sido mejor, faltaron los recursos que ya habían sido destinados a las distintas obras de las cuestiones federales, como verán esto se paró desde principios de año por el cambio de reglas, por los cambios que se dieron, entonces eso motivó que se suspendieran”

“El día de hoy estamos reactivándonos con recursos federales por parte de lo que ya tenían los proyectos realizados en el gobierno del estado, como es la parte del Tuzobús, como es la parte de la Ciudad del Conocimiento, que eso fue lo que estuvo ayudando”.

Señaló que unas de las industrias que fueron más golpeadas con esta parálisis de los recursos fue la de la construcción; sin embargo como esta industria mueve muchas ramas de la economía y tiene impacto en diversos sectores, el impacto fue mayor, pues no hubo trabajo para constructoras, por lo mismo no hubo ventas para los negocios de materiales para la construcción, transportistas, personal especializado, entre muchos otros.

“Nosotros estuvimos en la espera de todo ese recurso, en este momento en el que empieza a surgir desgraciadamente va a parar, por eso es que estamos con esa premura todos, sobre todo la parte de la construcción, por eso es que las empresas deberán de tener una mayor capacidad de operación además de generar empleos para poder avanzar más rápido y acceder al mismo tiempo a más recursos, porque si no se regresan a la Secretaría de Hacienda y de aquí a que se vuelvas a reintegrar al proyecto, nos va a volver a llevar otros meses para volver a llevar a cabo la obra”.

Ahora, explicó, lo que las empresas tendrán que hacer, para no parar la obra el 31 de diciembre, es endeudarse con los bancos y financiar el trabajo un tiempo en lo que se vuelven a otorgar los recursos para el siguiente año.

“Como nosotros tampoco podemos suspender la obra tendremos que estarla soportando y pedir créditos o vivir también o trabajar con los proveedores para que de alguna forma se puedan seguir desarrollando esas obras”, finalizó.