Seis de cada diez madres solteras viven con sus padres

Más de 70% trabaja, la mayoría pertenece a estratos sociales medios, bajos y altos.
La mayor parte de los embarazos no deseados son de mujeres adultas.
Todavía enfrentan prejuicios. (Tania Contreras)

Huixquilucan

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), seis de cada 10 madres solteras viven con sus padres, y aunque más de 70 por ciento trabaja, la mayoría pertenece a estratos sociales medios, medios-bajos y bajos.

Cinthia Cruz del Castillo, académica del Departamento de Psicología de la Universidad Iberoamericana, consideró que los prejuicios que enfrentan las madres solteras en México, sobre todo en el ámbito laboral y social, están infundados.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, la especialista anotó que actualmente no existen investigaciones concluyentes que señalen efectos adversos en el crecimiento mental e intelectual de una persona si proviene de un entorno monoparental.

Abundó que “no hay estudios que prueben que los hijos de familias constituidas tradicionalmente estén mejor desarrollados que los que crecieron solo con la mamá, o que los que tienen dos mamás, o que los que tienen dos papás.

No hay algo que compruebe que la familia tradicional es la garantía”.

Cruz del Castillo aseguró que, más que la concreción de un núcleo arraigado, es más importante el desarrollo de vínculos afectivos entre los cuidadores primarios y los niños.

Agregó que es más importante, desde una perspectiva de crianza, una madre que puede ofrecer tiempos concretos de calidad a sus hijos, aunque sean limitados, que ambos padres siempre presentes, pero abusivos o negligentes.

En relación con el acceso a la educación y al trabajo, Cruz del Castillo se pronunció a favor de programas gubernamentales, que permitan a las madres trabajar en horarios más lexibles, así como becas para completar su educación.

También afirmó que las madres sin cónyuge preieren quedarse con sus padres.

Asimismo, comentó que se debe recordar que existen muchas mujeres que han elegido el modelo uniparental por elección propia, y no deberían ser  estigmatizadas por su elección.

Cruz del Castillo criticó el hecho de que “la mujer soltera, con hijos y sin hijos, no cabe en nuestra cultura”, y aunque señaló que la problemática se relaciona con nuevas generaciones que no están dispuestas a comprometerse, así como a una educación sexual deiciente, se mostró optimista ante un panorama cada vez más favorecedor para el género femenino.