La Luz del Mundo recibe a fieles de 54 naciones

Celebra esta comunidad reliogiosa la bienvenida a sus delegados internacionales

Guadalajara

La festividad más solemne de la Iglesia de La Luz del Mundo, cuya sede mundial se encuentra en el oriente de Guadalajara, comenzó este miércoles con la bienvenida que ofrecen a los delegados de los 54 países en los que la congregación religiosa tiene presencia.

Para esta ceremonia, La Hermosa Provincia recibió la visita de diversos funcionarios y políticos entre los que destacaron el gobernador del estado, Aristóteles Sandoval, el alcalde tapatío, Enrique Alfaro, su homólogo de Zapopan, Pablo Lemus y María Elena Limón de Tlaquepaque.

Los festejos tuvieron un ingrediente especial este año, pues por primera vez, el apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, no solo recibió a los visitantes en la sede principal, sino que estuvo presente en las colonias El Bethel y Aarón Joaquín, algo que los fieles no esperaban y que generó algarabía, pues para ellos, poder ver a su líder espiritual es una de las mayores satisfacciones que les puede dar este viaje que para algunos representa 600 kilómetros, pero para otros, significa atravesar la mitad del globo terráqueo.

En su mensaje de bienvenida, el gobernador del estado se comprometió a fomentar el respeto y la tolerancia a la libertad de creencia, "Quiero reiterar ante esta gran comunidad mi compromiso de seguir trabajando a favor del respeto de los derechos humanos, la libertad de creencia, la educación laica y la no discriminación", señaló.

Por su parte, el alcalde de Guadalajara - ciudad sede de este evento - Enrique Alfaro, ofreció "todo el apoyo" de su gobierno para que los festejos se desarrollen sin incidentes, "nos sentimos profundamente honrados de que este evento se pueda realizar aquí año con año. Queremos decirles que el Gobierno de Guadalajara estará atento para que este evento se lleve a cabo sin ningún incidente y queremos ofrecerles todo el apoyo".

Estas fiestas ordenadas en lo que denominan el decálogo, los fieles dejan de realizar sus ocupaciones para dedicar su tiempo a la adoración, lo cual convoca a cientos de miles de personas seguidoras de esta iglesia alrededor del mundo.

SRN