Comerciantes reportan baja en ventas por cierre de López Cotilla

La mayor de las problemáticas que las personas han enfrentado es el tránsito peatonal por la calle. 
Continúa construcción de Zona 30 en López Cotilla
Vecinos y comerciantes esperan que con la culminación de las obras puedan incrementar sus ventas. (Patricia Ramírez)

Guadalajara

Socavado su pavimento y banquetas, con drenaje y tuberías a cielo abierto, la calle de López Cotilla, específicamente de la calle Francisco Javier Gamboa hasta avenida Chapultepec, asemeja un campo minado.

A tan sólo 19 días de iniciados los trabajos de la zona 30 en la arteria antes citada, locatarios de la zona reportan una baja de ventas en hasta un 30 por ciento.

“O sea sí habíamos previsto una baja pero la verdad es que no nos habíamos preparado bien con los números y ni lo habíamos asimilado así al cien, yo creo que por lo menos si hemos bajado en ventas un 30 por ciento y claro que hemos sentido el golpe”, explicó Humberto, encargado de un restaurante bar ubicado entre la calle de Miguel de Cervantes Saavedra y la calle de Juan Ruíz de Alarcón.

A decir de los comerciantes, la mayor de las problemáticas que las personas han enfrentado es el tránsito peatonal por la calle, en el que aseguran se vuelve complicado por todas las demoliciones del asfalto y excavaciones, así como, por la falta de luminarias que impiden observar el espacio por donde se camina.

“Si sí le hemos batallado, de por sí las ventas naturalmente bajan por las lluvias pero ahorita está peor que tenemos tierra por todos lados y espacios abiertos hasta en las banquetas que se inundan, la verdad es que se vuelve muy difícil el tránsito”, explicó Patty, mesera de un bar ubicado entre la avenida Chapultepec y la calle Marsella.

Caminar por ahí es casi imposible. Sólo los vecinos y trabajadores de las cuadras afectadas se aventuran a sortear la vialidad obstruida por maquinaria, cables y cerros de tierra. Los transeúntes de la zona andan con los ojos fijos al suelo por temor a caer en cualquiera de los múltiples hoyos que se observan, mientras que los comerciantes y vecinos tienen que soportar la incomodidad de estar prácticamente incomunicados, o de ser privados constantemente por el servicio de agua potable y drenaje.

“De verdad, de verdad espero que si duren los 3 meses que nos dijeron, nos está afectando y gacho, obviamente nuestros clientes asiduos se las ingenian para estar con nosotros pero la demanda si ha bajado”, comentó Lemus luego de mencionar que ya están programando mayores promociones de consumo para incentivar la visita a los locales.

Pese a los múltiples inconvenientes, vecinos y comerciantes, afirman sentirse ilusionados con la realización de las obras y esperan, que con su culminación puedan incrementar sus ventas.

“La zona empezaba a verse muy descuidada y sola lo que ya nos estaba afectando, incluso se veían restaurantes abrir y cerrar en muy poco tiempo por lo mismo. Consideramos que va a valer la pena, la gente ya va a querer venir y a como nos dijeron que va a quedar, les va a encantar”, señaló Humberto, locatario.