Aún con lluvia, celebran la Santa Cena más de 550 mil feligreses

Naasón Joaquín García, líder de la Iglesia de la Luz del Mundo, arribó a la Hermosa Provincia a las 17:00 horas.
Más de 550 mil feligreses de la Luz del Mundo acuden a la Santa Cena.
Más de 550 mil feligreses de la Luz del Mundo acuden a la Santa Cena. (Nacho Reyes)

Guadalajara

Pese a una fuerte lluvia que duró casi una hora, este domingo más de 550 mil fieles (100 mil más que en 2015) de la Iglesia de la Luz del Mundo provenientes de 53 países celebraron la 78 edición de la Santa Cena, el evento más importante de la Santa Convocación, y en el que comparten el pan ácimo y el vino nuevo de Jesucristo.

Aunque la ceremonia comenzó oficialmente minutos después de las 15:00 horas, con la visita del líder espiritual, Naasón Joaquín García, a la subsede de la colonia Bethel, en Guadalajara, los ‘hermanos’ comenzaron a arribar desde tempranas horas del día a los alrededores del templo de la colonia Hermosa Provincia para ser parte del evento más importante del año en su religión.

Abner Méndez, de 40 años de edad, creyente desde su niñez y oriundo de Aguascalientes, cuenta que a diferencia de sus ‘hermanos’, él no tuvo que estar desde la mañana en la sede principal, pues como es parte del coro de su estado ya tenía un lugar asegurado. Año con año, gasta poco más de 10 mil pesos en viajar hasta Guadalajara junto con su familia para asistir a principios de agosto a la Santa Convocación, dinero que “siempre lo vale”, ya que es lo que más importante para él.

“Es el todo de mi vida, es lo más hermoso que tengo, sentir la comunión de Dios, conocer a alguien que nos une a él, que nos trae la bendición de Dios en mi vivir, en mi transitar, con mi familia, conocer un dios verdadero, un apóstol real”, cuenta Abner Méndez sobre estar cerca aunque sea por unas horas del líder de Iglesia de la Luz del Mundo.

Pocos minutos después de las 17:00 horas, Naasón Joaquín García arribó al templo de la Hermosa Provincia, acto que desató las emociones de las miles de asistentes ataviados de blanco. Tras entrar al recinto religioso, dio un mensaje a los fieles, tal como lo hizo en las otras tres subsedes de la Luz del Mundo: la de la colonia Bethel, la de la colonia Aarón Joaquín y la del Centro Recreativo SJF.

“Nuestro rey es un rey que es lento para la ira y grande en misericordia, no somos nosotros los que nos hemos acercado a él, es él el que pone tanto el querer como el hacer, y hoy lo que la iglesia ha hecho, uniéndose con su hermano Naasón, es Dios quien toma el puesto (…) hoy esperamos la iglesia de El Señor”, expresó.

A las 19:30 horas, treinta minutos después de iniciar el reparto del pan ácimo, acción que provocó el llanto de la mayoría de los creyentes por tratarse de una comunión con El Señor, la lluvia comenzó a caer en el lugar, la cual arreció fuertemente unos minutos después para mantenerse así casi por una hora.

Sin detenerse ningún momento a pesar del aguacero, la ceremonia más importante de esta religión concluyó a la medianoche de este domingo. 

GPE