“Cuando llegan al gobierno nos olvidan”

Los colonos de este popular sector de la urbe petrolera viven al día con lo que tienen y como pueden, las precarias condiciones en las que se encuentran sus viviendas no les quita la esperanza de ...
Isabel González Juárez.
Isabel González Juárez. (Jazmín Sánchez)

Ciudad Madero

Isabel González Juárez, madre de dos hijos, ama de casa, tiene poco tiempo que se levantó de la cama, durante 6 meses quedó imposibilitada para caminar ya que resbaló entre el lodazal cuando regresaba de la tienda, pues en el Chispús no existen calles pavimentadas y los niños tienen caminar 22 cuadras para tomar el microbús que los lleva a la secundaria más cercana.

"Yo vivo en el Chispús desde hace diez años que se fundó como colonia, durante este tiempo no ha habido muchos cambios, porque mi casa sigue siendo con paredes de madera y techo de lámina, yo estuve en cama cerca de 6 meses porque con el lodazal no se puede caminar, me caí y quedé lastimada de la cadera".

La pobreza que se vive en esta colonia se percibe, se huele, ha sido difícil para quienes por necesidad adquirió un predio y poco a poco han levantado una humilde vivienda; para llegar a la zona centro de Madero se necesita por lo menos una hora de trayecto en microbús sin tomar en cuenta las 20 cuadras que tienen que caminar para llegar a la base.
"Mi hijo que va a la secundaria sale a las 5 de la mañana de la casa, camina en la oscuridad más de 22 cuadras para poder tomar el micro Tierra Negra que pasa cada 40 minutos, por eso se tiene que salir muy temprano porque de otra forma no alcanzaría el autobús y llegaría tarde a la secundaria, ya de regreso prefiere caminar, aquí el transporte no existe".

Vive en la calle Crisantemo 107, en la oscuridad, ya que las lámparas que se instalaron ya no funcionan. Sus hijos, uno de 11 y el otro de 13 años, se enfrentan a diversos riesgos y asaltos, por la falta de alumbrado público.

"No entendemos para qué nos prometen ayuda los candidatos si cuando llegan al gobierno se olvidan de nosotros, y ahorita no se ve nada, sabemos que cuando llega la ayuda se la dan a gente que no tienen necesidad, esta es mi casa, mire tengo sobre la lámina una lona pues de otra forma me mojaría, en diez años que tengo viviendo aquí lo único que he recibido es el apoyo de piso firme y no sirve de mucho porque prácticamente vivimos entre el lodo".

Isabel no tiene muebles en su casa, cocina en una parrilla y solo sirve una ornilla, una mesa de madera y un refrigerador inservible que solo utiliza para guardar algunas cosas, el baño es muy pequeño, son pocas las tiendas, no hay farmacias para cualquier emergencia poder salir a comprar algún medicamento, son múltiples las carencias y las dificultades a las que todos los días durante años han vivido.