Con libro, maestra promueve beneficios de consumir soya

La profesora, originaria de Tampico, Tamaulipas, ha investigado y llevado a cabo numerosas presentaciones acerca de la soya.
Patricia Ostos, investigadora y autora.
Patricia Ostos, investigadora y autora. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Toda la investigación de casi 30 años de la maestra Patricia Ostos Villarreal está dentro del libro Soya. Realización culinaria.

La profesora, originaria de Tampico, Tamaulipas, ha investigado y llevado a cabo numerosas presentaciones acerca de la soya.

De visita en Monterrey para promover su libro, cuenta que ella comenzó a impulsar el consumo de este alimento en México de la mano del sindicalista Joaquín Hernández Galicia, La Quina.

Recuerda que en el año de 1985, cuando ella se desempeñaba como profesora en Tampico, y la necesidad de promover una alimentación saludable y a bajo costo entre las familias, Hernández Galicia trajo de Medio Oriente la idea del consumo de soya entre los humanos, pues hasta ese entonces “había una asociación americana, pero la usaban como alimento para ganado”.

De acuerdo a la investigadora, reconocida como la Mujer del Año en la zona metropolitana de Tampico, los beneficios de la soya son muchísimos, como su bajo costo y su variedad vitamínica.

“El kilo de la soya ahorita cuesta 24 pesos, ¿y cuánto cuesta un kilo de carne?, arriba de 100 pesos.

“Medio kilo de soya tiene más proteína de lo que tienen siete kilos de carne, aparte tiene lo que tienen cuatro docenas de huevo, tiene vitamina K, que no se consigue fácil, tiene vitamina E, aminoácidos, hormonas.

“En el medio oriente las mujeres nunca han padecido la menopausia, no hay fracturas de hueso, por la soya, y los hombres no pasan por padecimientos de la próstata, porque la soya tiene hormonas que les ayudan desde que son niños; las niñas tampoco andan con cólicos, porque es una hormona natural”, señala.

También es una semilla muy rendidora, pues Ostos señala que un cuarto de soya, al ser hidratada, rinde hasta un kilo.

Este alimento no provoca obesidad, señala la profesora.

“La base de un país es la alimentación, porque qué vergüenza que México tenga el primer lugar en obesidad infantil y en diabetes”.

Para poder prepara alimentos con soya se puede adquirir este alimento en forma de frijol o bien la soya texturizada.

De acuerdo a Ostos, la soya ayuda a destapar las arterias, ayuda al riñón y limpia el sistema digestivo.

“Las grasas, los lípidos, la diabetes, enfermedades del corazón, la arterioesclerosis, el colesterol, los infartos, gastritis, colitis y el cáncer, evitas y te quitas con la soya, porque la soya es polivitamínica”.

Ella busca el apoyo de las autoridades para seguir difundiendo el consumo de la soya y sus beneficios. Mayores informes al correo electrónico patty_masters@hotmail.com

Claves

Usos

- La investigadora Patricia Ostos Villarreal explica que se vende el frijol de soya y también la soya texturizada, la cual es más barata.

- Del frijol de soya se puede preparar la leche. Para elaborarla,  las semillas se ponen a remojar durante cuatro horas, luego se enjuagan. Después se pone en la licuadora una taza de semillas y cuatro de agua.

- Con la leche se pueden preparar aguas frescas, crema y mayonesa, y con la soya texturizada, chorizo y diversos guisados de cerdo, res o pollo, entre muchas otras recetas, contenidas en su libro.