Lepra, de la época bíblica al siglo XXI

Este 2015 culmina el plan de cuatro años que la OMS se planteó para acelerar la reducción de casos de esta enfermedad milenaria en el mundo.
Inicia como una pequeña lesión en la piel, a la que se le da poca importancia, por ser indolora
Inicia como una pequeña lesión en la piel, a la que se le da poca importancia, por ser indolora (Especial)

Guadalajara

Del año 600 a.C. en China y la remota época bíblica que la consideraba castigo divino, obligando a la segregación del enfermo, al actual siglo XXI, la lepra ha estado presente entre la humanidad. Este 2015 culmina el plan de cuatro años que la Organización Mundial de la Salud (OMS) se planteó para acelerar la reducción de los casos de este padecimiento milenario, que vienen en decremento desde 1995 que el organismo otorga el tratamiento gratuito a todas las naciones afectadas.

Cada año se notifican cerca de 200 mil casos en el mundo, la gran mayoría personas que habitan en países con pobreza extrema: India, afectada desde la antigüedad, concentra más del 50 por ciento. Le siguen Brasil, Indonesia, República Democrática del Congo, Etiopía, Nigeria, Bangladesh y Nepal.

México aún reporta contagios nuevos cada año, pero la enfermedad se mantiene bajo control: reporta menos de un caso por cada 10 mil habitantes. Este indicador supone que se ha eliminado la lepra como problema de salud pública, de acuerdo a la OMS. En el mundo, el promedio era de 0.34 casos por cada 10 mil habitantes en 2011, pero  los países afectados superan el límite establecido.

“La lepra es una enfermedad infecciosa, es contagiosa, pero la menos contagiosa de todas las enfermedades transmisibles”, enfatizó el coordinador del Programa Estatal de Micobacteriosis de la Secretaría de Salud (SSJ), Manuel Sandoval Díaz, tras admitir que es temida por desconocimiento… Y por desconocimiento se sigue transmitiendo, ya que inicia como una pequeña lesión en la piel, a la que se le da poca importancia, por ser indolora.

La enfermedad es provocada por la bacteria Mycobacterium leprae o bacilo de Hansen y se caracteriza por manchas o lesiones -únicas o múltiples- en la piel, que suelen afectar la zona de la cara, principalmente orejas, cejas y pómulos. También se presenta en manos y pies. “Hay una disminución importante de la sensibilidad, no hay sudor y desaparece el vello existente”, describió.

El especialista detalló que en México actualmente hay 472 personas en tratamiento; mientras que la entidad jalisciense cerró 2014 con cincuenta personas que están siendo tratadas -veinte de ellas casos nuevos- y otras 62 en fase de vigilancia posterior al término de la terapia. Además, reportó un municipio, entre 125, que al ser escasamente poblado, con un solo enfermo superó el parámetro de un caso sobre 10 mil habitantes, situación que prevé se revertirá este 2015 pues el afectado está en tratamiento.

El coordinador del Programa Estatal de Micobacteriosis dijo que la detección temprana de la lepra permite brindar los medicamentos, para curarla y evitar la discapacidad por daño neurológico periférico, que supone pérdida de la sensibilidad, debilidad y parálisis muscular. O bien, alguna deformidad en el rostro o cuerpo, que son las complicaciones de este padecimiento.

Por esta razón la dependencia mantiene una campaña de información y capacitación al personal de salud de primer contacto para la identificación del padecimiento y la búsqueda intencionada de casos entre familiares de personas afectadas. En 2013, Jalisco se ubicó como el tercer estado del país con mejor control de la lepra, refirió, posición que se pretende mejorar este año, y por número de casos por habitantes, ocupa el quinto lugar a nivel nacional.

A propósito de la capacitación, ayer en víspera del Día Mundial de Lucha contra la Lepra, que se celebra este domingo 25 de enero, el Instituto Dermatológico de Jalisco, efectuó el III Simposio de Actualización en Lepra 2015.

La vía más común para adquirir el contagio es a través de las gotas de saliva que se expulsan al toser o estornudar. “Se necesita además la predisposición genética de la persona para poder desarrollar la enfermedad, apuntó Sandoval Díaz, aunada a malas condiciones de higiene, mala nutrición y debilitamiento del sistema inmunológico.

El médico dijo que el mayor número de casos en Jalisco se ubica entre personas mayores de cincuenta años, pero puede afectar a cualquier grupo de edad. Los casos se distribuyen en 16 municipios, incluidos de la zona metropolitana.

“Si se convive con una persona con lepra no hay que estigmatizarla porque podemos convivir de manera normal. Hemos tenido familias que tienen un miembro ya sea el esposo o la esposa y tienen  años de convivir y el cónyuge no tiene lepra”, aseguró.

 

Claves

De la lepra

La lepra es provocada por la Mycobacterium leprae o bacilo de Hansen, descubierta en 1873 por Gerhard Armauer Hansen

Se contagia a través de estornudos, tos, moco o ulceraciones de la piel de un enfermo sin tratamiento

Se manifiesta principalmente en la piel, ya sea con lesiones únicas o múltiples, indoloras, sobre todo en cejas, pómulos y orejas. También en pies y manos

De complicarse puede producir daño neurológico periférico (pérdida de la sensibilidad, debilidad y parálisis muscular)

La lepra es curable. Sus secuelas pueden ser evitadas. El tratamiento es gratuito y lo otorga la OMS

En Jalisco hay 50 casos de lepra activos y 62 en vigilancia post tratamiento

Los 16 municipios que reportan casos son Ayutla, Cabo Corrientes, Guadalajara, Ixtlahuacán de los Membrillos, Jamay, Jocotepec, La Barca, La Huerta, Puerto Vallarta, Tamazula, Tlajomulco de Zúñiga, Tlaquepaque, Tomatlán, Tonalá, Zapopan y Zapotlanejo

El Instituto Dermatológico de Jalisco nació a partir de un dispensario leproso en 1931. El doctor José Barba Rubio le cambió de nombre en 1944 y abrió la atención de dermatología en general y de lepra en particular

Fuente: Secretaría de Salud Jalisco