Recuerdan la humildad de Jesús

En lo que podría ser la última celebración del Lavatorio de los pies del Arzobispo de Durango, Héctor González Martínez, resaltó el concepto de hermandad entre los feligreses.
El Arzobispo de Durango durante el lavatorio de pies.
El Arzobispo de Durango durante el lavatorio de pies. (Silvia Ayala)

Durango, Durango

El arzobispo de Durango, Héctor González Martínez, ofició la celebración del Jueves Santo, en la Catedral Basílica Menor en lo que podría ser su último año al frente de la arquidiócesis.

Se trató de la misa y “lavatorio de los pies”, para recordar el rasgo de humildad y hermandad que Jesucristo tuvo hacia sus discípulos.

El jerarca católico dijo no haber pensado que sería su última celebración al frente de la Arquidiócesis

Durante la misa vespertina, Monseñor tomó una toalla y una bandeja con agua y lavó los pies de doce varones, recordando el gesto de Jesús con sus apóstoles en la última Cena. 

Don Héctor González Martínez estuvo acompañado de un buen número de feligreses que se dieron cita en la Catedral de Durango y a quienes dijo, “es un signo de fraternidad, de hermandad, de caridad, que se amen los unos a los otros, aunque hay muchos que no se llevan bien, los esposos que se golpean, los enemigos que se atropella".

Este año, Héctor González Martínez, Arzobispo de Durango cumple 33 años celebrando la Semana Santa, de los cuales 12 años han sido al frente de la grey católica duranguense.

Bromeando sobre la fecha de su retiro exclamó “todavía no, ya llegará el día, ¿tienen prisa ustedes verdad?” y sonrió.