REPORTAJE | POR ROBERTO CARSON

Escultor de alta costura, a la medida del cliente

El año pasado fue elegido para asistir a la Fashion Week México en Barcelona

El diseñador Eduardo García Ávila colabora con los clientes que le dan la confianza de transformar un pedazo de tela en trazos personalizados y coloridos.

Torreón, Coahuila

Desde el taller de Eduardo García Ávila se vislumbran los invitados especiales de futuras fiestas, bodas y certámenes de belleza, mientras que afuera, el cielo gris de Torreón lanza promesas de noches heladas. Sin embargo es tiempo de hablar de moda.

A sus 24 años, Lalo García trabaja en la confección de diseños de autor y también colabora con los clientes que le dan la confianza de transformar un pedazo de tela en personalizados productos de alta costura.

Durante el año pasado fue elegido para asistir a la Fashion Week México en Barcelona, lugar que ganó gracias a un "outfit" hilvanado bajo los estándares de la tradición Huichol, arte que adopta y plasma en otros proyectos.

Equipara su trabajo como el de cualquier escultor o artista, sin embargo, con las obvias excepciones, la diferencia radica desde la calidad con la que se construyen los lienzos.

"Poco después de saber que no entraría a Elle México, recibí la noticia de Barcelona, fue muy emocionante", platica.

Además, confecciona los vestidos que desfilan por las pasarelas de Miss Teen Universe Coahuila y durante este 2017, comenzó su participación en la edición de Durango.

“El contraste de España con México se encuentra en el gusto del público, allá predomina un estilo transparente y aquí a veces aún es conservador. En los vestidos de novia que diseño trato de usar un poco de los dos ”.

Sobre la mesa del estudio, instalado a metros de su casa, descansan retazos de vestimenta que corresponden a encargos de la temporada decembrina.

Uno tras otro mostrando los detalles que presumirán su visión hasta el punteado final. En ocasiones, Lalo comenta, que el reto del diseñador mexicano independiente se halla en la falta de confianza en el proceso de creación.

“Yo trabajo desde el principio en la selección de la tela aunque algunas personas prefieren ir directo a la tienda, esto es difícil para quienes inician”.

Eduardo estudió Diseño y Mercadotecnia de la Moda en el Colegio de Diseño y Decoración (Codisdec) ubicado en Torreón, lugar en el que decidió hilar el inicio de su carrera.

“Abrí el taller hace un año cuando salí de la escuela y al principio trabajé con la diseñadora Jaquie Corovi, con ella hice contactos, entré a certámenes y logré formalizar más mi nombre”.

En comparación con lo aprendido en Barcelona, Lalo explica que su objetivo es representar el panorama colorido de México, como la prenda Huichol que guarda sobre un maniquí de prueba.

Eduardo García fue seleccionado junto a un grupo de jóvenes diseñadores para representar al país en la Fashion Week México en Barcelona durante el 2016..

“Allá descubrí que los diseñadores se inspiran mucho en la arquitectura y en lo barroco y acá en México tomamos todo el color, es nuestra ventaja, tenemos muchos elementos que apropiar”.

Mientras hablamos de las desventajas de un diseñador independiente, Lalo menciona que a pesar de no estar en alguna Metrópoli como Guadalajara o Ciudad de México, lo importante es dejar que los proyectos hablen por sí solos.

Para ello, reconoce, que hay que sacrificar tiempo en familia, ya que las horas dentro del taller se convierten en lo más importante del día.

Así, Lalo recuerda su primera pasarela, la cual se llevó a cabo en el Codisdec cuando cursaba tercer semestre, en ella su diseño fue vestido por una diseñadora y modelo transgénero.

Mientras los retazos regresan a su posición, Lalo equipara su trabajo como el de cualquier escultor o artista, sin embargo, con las obvias excepciones, la diferencia radica desde la calidad con la que se construyen los lienzos. Y de ahí, todo lo demás es solo el toque personal.

dcr