Sin solución, laguna del Chairel de Tampico: Especialista

Ambientalistas afirman que la contaminación, aunada a las malas decisiones gubernamentales acabaron con el vaso lacustre.
Afirman que el daño ecológico al Chairel es irreversible, por lo que está en riesgo el suministro de agua.
Afirman que el daño ecológico al Chairel es irreversible, por lo que está en riesgo el suministro de agua. (José Luis Tapia)

Tampico

La contaminación y las malas decisiones de autoridades acabaron con lo que fue la Laguna del Chairel, lo que pone en riesgo el abasto de agua potable para Tampico y Ciudad Madero, considera el organismo Ciudadanos Conscientes en Acción por México (CCAM).

En una mesa de análisis con integrantes de esta organización no gubernamental, así como con miembros del Consejo Ciudadano del Agua del Estuario del Río Pánuco (Cocaerp), Roque Ángel Montiel Lozano sostuvo que debido al daño ecológico sufrido desde los años 50, el vaso lacustre ya no tiene solución, lo cual compromete, dijo, el suministro del vital líquido a la población.

Sin embargo, señaló que no es viable reubicar la bocatoma de la Comapa hacia el río Tamesí, porque éste también presenta una grave polución, por lo que se deben buscar alternativas

En la mesa participaron además de Roque Montiel, tesorero de CCAM, el consejero del organismo Federico Juárez Andonaegui, y por Cocaerp José Luis León Hurtado y Sergio García Sandoval, así como Aureo Enrique González Villaseñor, ambientalista de Tabasco que realiza estudios en la zona.

¿Cómo observa la zona?

Aureo Enrique González Villaseñor Se debe planear de manera responsable cómo aprovechar la laguna del Carpintero para muchos fines, económico, recreativo, de bienestar, porque la ciudad necesita la laguna.

Hay que analizar toda la problemática que tiene la ciudad desde el punto de vista ingenieril, escucho por ahí sobre construcción de edificios muy altos y eso tiene un componente muy importante de mecánica de suelos, no es tan fácil, se necesitan pilotes y eso lo tienen que ver los especialistas.

Los urbanistas se deben preocupar por la planeación, atendiendo la anatomía y la fisiología de la ciudad para saber cómo se va a comportar en el futuro, a 20, 30 años.