Juguetes de ayer y hoy

¡Adiós al Yoyo y la resortera...los gadgets son el juguete de moda entre los niños!

Torreón, Coahuila

Aunque la emoción que para muchos padres de familia en su infancia causaba un carrito de madera, el pequeño ring de lucha libre, el balero, la resortera, la muñequita de trapo, el trompo, el yoyo, las canicas, la pelota o jugar al bebeleche, a los encantados, a las escondidas, sea parte de la nostalgia y el recuerdo.

Los celulares, los dispositivos de audio mp3, las memorias USB, las tablets, los videojuegos, son parte de la diversión de los niños de hoy, de las nuevas generaciones.

De acuerdo al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, (Conaculta), actualmente resulta común que, como resultado de la globalización, mucho de lo que se regala es diseñado en un país y fabricado en otra parte del mundo como China o Estados Unidos, hasta llegar al destinatario final. Se trata de objetos producidos en serie y la mayoría de ellos están hechos de plástico.

Por eso resulta admirable que persista en nuestro país la tradición de los juguetes elaborados de forma artesanal, en madera, tela, latón, así como en otros materiales.

Subir, bajar, correr, lanzar, gritar, reír, entretener, distraerse es la esencia de un niño

Esos elementos brindaron diversión a los niños mexicanos durante varias generaciones y muchos de ellos tienen su origen en los tiempos del virreinato.

Eran comunes los juegos como la tradicional lotería, serpientes y escaleras o matatena, pero también están las muñecas de trapo, cartón, madera y porcelana, las matracas, marionetas, papalotes, viboritas, caballitos de palo, canicas, silbatos y trenes de madera y latón, entre otros.

Además de su valor artístico y el innegable ingenio de sus creadores, otra de las principales cualidades de estos juguetes es que estimulan la actividad física, destreza e imaginación, teniendo, por supuesto, un sitio irremplazable como representantes de la cultura popular de todo un país.

Esto lo sabe perfectamente Higinio López García, representante de Arte, Cultura y Tradición del estado de Oaxaca. "Tenemos lo que son carritos, maromeros, pirinolas, baleros, yo-yos; así como ábacos, guitarras, violines, son artesanía de juguete que tenemos y ofrecemos a los niños de hoy".

Reconociendo que la tecnología les ha hecho mucha competencia, ya que los pequeños están pidiendo más que una artesanía, herramientas de tecnología, como lo son los celulares y las tablets.

Se ha perdido la costumbre de regalarles a los niños un juguete tradicional, porque prefieren regalarles tecnología, y es difícil contrarrestar esa tendencia. Algunos papás tratan de que no desaparezca la idea de estimular la creatividad, la imaginación y la diversión de los pequeños con juguetes artesanales mexicanos, así lo indicó Diana López, quienes aseguran que la venta se da más en juguetes modernos que en los tradicionales.

"Es muy raro que nos lleguen canicas, trompos, yo-yos, entre otros; ahora los niños buscan tablets, celulares, muñecas digitales, videojuegos y todo este tipo de cosas", comentó.

Los juguetes arrancan carcajadas, sonrisas, gritos y sobre todo alegría

En su experiencia, las muñecas de moda, de las películas de series animadas que salen en televisión de paga, ya no tiene tantas seguidoras.

Desde bebes hasta niños de quince años son los que acuden con sus padres a elegir el juguete de su predilección. Las mejores temporadas de venta son en primer lugar, diciembre por Navidad; le sigue Día del Niño, y finalmente Día de Reyes.

Para Gustavo Fernández, especialista en acondicionamiento físico, la brecha generacional en el uso de juguetes en sus dos hijos es impactante: "Yo cuando era niño, me gustaba salirme a jugar con mis amigos, la verdad es que cualquier cosa era una oportunidad para divertirnos, no necesitábamos de un juguete en especial”.

Sin embargo ahora, con dos hijos, la situación es muy distinta a la que él vivió de pequeño; ya que mientras que el mayor de once años se divierte únicamente si tiene una tablet con la que pueda jugar, ver videos, el pequeño de seis se divierte jugando con nosotros, disfruta salir con el resto de la familia".

Aún hay ejemplos de familias que fomentan que los niños prefieran las muñecas, la bicicleta, los juegos de té, las cajitas registradoras, la pelota y más, para mantenerla como una tradición.