Cada año 15 mil jornaleros caen en manos del crimen organizado

Ocurre principalmente en las zonas indígenas de la Sierra y la Huasteca hidlaguense.
Cada año al menos 15 mil hidalguenses caen en esta situación.
Cada año al menos 15 mil hidalguenses caen en esta situación. (Arturo González)

Pachuca

Cada año, alrededor de 15 mil jornaleros hidalguenses caen en manos de "enganchadores", quienes, bajo promesa de trabajo bien remunerado en campos de cultivo del norte del país, están expuestos a ser reclutados por la delincuencia organizada para fines ilícitos, reveló el subsecretario de Atención a Comunidades Marginadas y Zonas Indígenas, Rigoberto Valencia Pérez.

Los embarques ocurren principalmente en las cercanías de la Sierra y la Huasteca.

"Muchos de nuestros paisanos llegan a ser engañados por medio de la radio. Son convocados a Pánuco (Veracruz) y de ahí son llevados hacia otros lugares donde nosotros no tenemos ninguna comunicación ni información.

"Se detecta porque es a través de la misma radio, se les dice que en tal gasolinería va a estar un embarque para salir a trabajar, les ofrecen 90 o 100 pesos por día, por jornal y un kilo de tortillas, pero al llegar a ciertos lugares son retenidos, prácticamente secuestrados, y esto ha originado que se implemente un operativo tanto con el Ejército como con la policía federal", indicó.

Aunque dijo que no han podido constatarlo, se han enterado que las condiciones de hacinamiento en las que tienen a los jornaleros son infrahumanas.

El subsecretario señaló que las víctimas bien pueden ser utilizadas para cultivar plantías ilícitos (de droga) o incluso para la trata, por ello, cuando aceptan que las personas viajes con sus familias.

"Lamentablemente se puede generar el que sean llevados a ranchos de producciones no muy lícitas, de que sean utilizados para el tráfico de órganos, la misma trata de personas".

El funcionario agregó que los "enganchadores" llegan a realizar hasta tres o cuatro embarques por semana para reclutar gente con este fin, para evitarlos se ha implementado una estrategia interinstitucional con la Secretaría del Trabajo, tanto federal como estatal, para hacer un cerco de información y evitar que los jornaleros puedan ser causa de un traslado indebido.

Hasta 42 años de cárcel

La pasada legislatura aprobó modificaciones a la Ley de Trata de Personas para que "enganchadores" y personas que no paguen a los jornaleros agrícolas o los engañen con el fin de que realicen actividades ilícitas puedan ser acusados del delito de trata.

"Por ejemplo una persona que trabaja en el campo y que no le están pagando el recurso que se acordó o lo tengan internado y no lo dejen salir a visitar su tierra o que no los quieran dejar descansar, ya entra en el delito de trata de personas", explicó en ese entonces el diputado priísta Carlos Alberto Anaya de la Peña.

También incurren en el delito de trata cuando no les pagan, los tengan detenidos, en situaciones preparas o no los dejen regresar a su comunidad.

El castigo para quien incurra en esta práctica contempla una pena mínima de 14 años y máxima de 42 en prisión.