37% de jaliscienses con inseguridad alimentaria

En El Salto y Tlajomulco de Zúñiga se recrudeció el hambre en 2013, señala el Observatorio Ciudadano Jalisco Cómo Vamos.
La inseguridad alimentaria se refiere a la incertidumbre para cubrir las necesidades básicas.
La inseguridad alimentaria se refiere a la incertidumbre para cubrir las necesidades básicas. (Especial)

Guadalajara

Pese a las políticas implementadas a partir del año pasado para combatir el hambre en Jalisco, 37 por ciento de la población en Jalisco sufría algún nivel de inseguridad alimentaria en esta entidad. El dato fue proporcionado por los propios jaliscienses, que respondieron la Tercera Encuesta de Percepción Ciudadana sobre Calidad de Vida 2013.

El estudio, presentado la semana pasada por el Observatorio Ciudadano Jalisco Cómo Vamos, detalla que 23 por ciento de los 3,200 encuestados refirió inseguridad alimentaria leve, 9 por ciento inseguridad alimentaria media y 5 por ciento inseguridad alimentaria grave.

La inseguridad alimentaria es mayor en el ámbito rural (46 por ciento) que en el urbano (34 por ciento en promedio) y afecta mucho más a la población femenina (42 por ciento) que a los varones (32 por ciento).

En la zona metropolitana de Guadalajara (ZMG) los indicadores varían ligeramente, pero también está presente la condición de inseguridad alimentaria (31 por ciento en promedio), que se refiere a la incertidumbre que afrontan las familias para cubrir sus necesidades básicas de alimentación: es decir, garantizar la comida diaria para todos sus miembros.

De acuerdo a lo informado el pasado lunes por la delegación de la Secretaría de Desarrollo Social en Jalisco (Sedesol), se ha abatido 52 por ciento el número de jaliscienses con carencia alimentaria en pobreza extrema, es decir, poco más de 72 mil personas “comen mejor” que en 2012. El dato contrasta con la percepción ciudadana, que mide el sentir de la población respecto a su calidad de vida.

La encuesta de Jalisco Cómo Vamos reveló que en municipios como El Salto y Tlajomulco se recrudeció el hambre sensiblemente: en el primer caso de un 23 por ciento de inseguridad alimentaria reportada en 2011 la cifra aumentó a 40 por ciento el año pasado; mientras que en Tlajomulco la cifra creció de 23 por ciento en el 2011 a 57 por ciento en 2013. 

La tendencia al alza también se registra en Tlaquepaque, Tonalá y Zapopan y sólo escapa el municipio tapatío que en la encuesta 2011 reportó 29 por ciento de inseguridad alimentaria y para el año pasado decreció este indicador a 22 por ciento.