Invierte UdeG más de 30 mdp en remodelación de edificio de rectoría

Señalan que por seguridad tanto de los trabajadores como de los usuarios se realiza la intervención. 
Los cristales representaban un peligro para los trabajadores y los visitantes, por lo que ya son sustituidos.
Los cristales representaban un peligro para los trabajadores y los visitantes, por lo que ya son sustituidos. (Cortesía)

Guadalajara

Para salvaguardar la seguridad tanto de los trabajadores como de los visitantes del edificio de la Rectoría de la Universidad de Guadalajara (UdeG), la casa de estudios invierte poco más de 30 millones de pesos en su remodelación que incluye la sustitución de aluminio y vidrios. 

Además se cambiará la infraestructura hidrosanitaria, eléctrica y de redes, así como la plazoleta por un piso similar al que goza el Museo de las Artes (MUSA) para evitar las frecuentes filtraciones de agua en el Cineforo. 

Lo anterior, derivado de una recomendación de un dictamen técnico de Protección Civil que manifiesta la urgencia de cambiar los vidrios que desde hace 30 años tiene la dependencia, los cuales no eran templados y con los fuertes vientos caían en forma de “cuchilla”, representando un latente riesgo para la comunidad. Alrededor de ocho por año se zafaban de la estructura. 

“En ese tiempo no habían los elementos de seguridad que ahora se tienen, sobre todo en esa parte. El vidrio cuando habían tormentas se rompía y no tenía una película de seguridad por lo que caía como cuchilla, siendo eso un grave riesgo para cualquiera que transitara por ahí y para todos los que habitamos en ese edificio”, indicó para MILENIO JALISCO, Carmen Enedina Rodríguez Armenta, coordinadora general administrativa.

Señaló que por fortuna no hubieron incidentes que lamentar, puesto que para bien o para mal, los administrativos ya estaban acostumbrados a la situación, por lo que con los ventarrones se alejaban de la zona. 

No obstante la inseguridad, los vidrios proyectaban mucho calor hacia el interior, y por tanto, los costos en aire acondicionado se elevaban al tratar de disminuirlo. Ahora se están instalando vidrios dobles para evitar el efecto invernadero y entonces reducir los costos de energía eléctrica. 

La primera etapa se pretende concluir antes del temporal de lluvias, y la segunda iniciará pasándolas, puesto que los expertos no pueden, argumentó, trabajar en condiciones de humedad o bajo alguna situación que ponga en riesgo su integridad.

Para estas adecuaciones hubo una licitación por 23 millones 244 mil pesos en noviembre de 2015, y otra de 8.4 millones de pesos para la plazoleta, que está pendiente de iniciar por la espera del permiso de construcción en el Centro Histórico. 

El año pasado operó una bolsa de alrededor de mil millones de pesos para infraestructura; 600 para educación media superior y 500 para nivel superior, de los cuales 29 fueron para el edificio. 

Además Rodríguez Armenta especificó que anualmente se utilizan 5 millones 700 mil pesos para el mantenimiento especializado del MUSA. 

DATOS DE LA OBRA:

Se instalará luz ultravioleta en las salidas del aire acondicionado para evitar propagación de virus. 

Se sustituirán 3 mil 800 metros cuadrados de vidrio por doble cristal templado de 6 milímetros, con espacio de 12 milímetros para una cámara de aire.

El diseño se modificará en el sentido horizontal de manera estructural.