Acusan a Fiscalía de Durango de parcial en litigio de terrenos

Raúl González Avelar y Jorge Avelar Villarreal, señalan que la dependencia está a favor del empresario Ricardo Karam.
Raúl González Avelar y Jorge Avelar Villarreal.
Raúl González Avelar y Jorge Avelar Villarreal. (Silvia Ayala )

Durango

La familia González Avelar, una de las más reconocidas en la ciudad de Durango, enfrenta litigios por la invasión de terrenos desde 1995, algunos ya los perdieron y señalan ser más afectados con la intervención de la Fiscalía del Estado.

Raúl González Avelar y Jorge Avelar Villarreal, solicitaron al gobernador José Rosas Aispuro Torres, ponga orden en esta institución.

Destacaron que en administraciones anteriores se vieron obligados a vender un terreno de más de un millón de metros cúbicos a 18 pesos el metro que fue invadido por líderes sociales.

Dejando así una pérdida de 300 millones de pesos para su familia, siendo este caso los terrenos en las que hoy se encuentran las colonias La Virgen y Gobernadores al norte de la ciudad.

Hoy señalan que temen volver a sufrir una pérdida similar, pues la Fiscalía del Estado está actuando de manera parcial a favor de un empresario local con quien sostienen un litigio por la propiedad de un terreno (sin especificar dimensiones), ubicado precisamente frente a una de estas colonias.

"Se trata de un litigio con Ricardo Karam, quien pelea la propiedad de un terreno frente a la colonia Gobernadores, el cual fue invadido por el líder social Félix Rodríguez "El Chino", nosotros presentamos denuncia en su contra en mayo de 2016, y Karam lo hizo en junio de ese mismo año, pero es a él a quien la Fiscalía está apoyando", aseguraron.

Dicen que la queja es porque la Fiscalía no tomó en cuenta su denuncia que fue primero en tiempo y por el contrario realizaron un desalojo utilizando maquinaria y personal del empresario Ricardo Karam. 

Sin conocer a fondo el tema, el gobernador José Rosas Aispuro Torres destacó que la institución debe actuar conforme al Estado de Derecho y sin privilegiar a nadie que no tenga el derecho legal y que así lo haya demostrado.