En alerta ante intoxicaciones alimentarias por mariscos

Autoridades sanitarias monitorean playas en busca de marea roja, la causante de toxinas que provocan severas afecciones gastrointestinales.
Las malas prácticas al momento de preparar la comida son una forma de contaminación común
Las malas prácticas al momento de preparar la comida son una forma de contaminación común (Milenio)

Guadalajara

Es tiempo de Cuaresma, comenzó la primavera y llegó el calor. También la costumbre de la población que durante esta época incrementa el consumo de productos del mar. Ceviches, cocteles y tostadas de pescado, camarón, callo de hacha, pata de mula, ostiones y almejas aparecen apetitosos en el menú. Estas ligeras comidas, que remiten a playa y vacaciones, pueden no serlo tanto y terminar por convertirse en un problema de salud, con severas molestias gastrointestinales y un viaje al hospital.

Las intoxicaciones alimentarias ocurren cuando se consumen alimentos o líquidos que están contaminados por cierto tipo de bacterias, parásitos, virus o toxinas, que al entrar al organismo humano provocan la intoxicación.

La intoxicación por mariscos es una de las más comunes, y es más habitual en los meses de calor, cuando coincide con un fenómeno llamado marea roja, un evento natural provocado por el incremento explosivo de microalgas en el agua. Su presencia se denota por el cambio de coloración del mar. Algunas microalgas, no todas, son tóxicas.

“Dentro de lo que son las intoxicaciones alimentarias se encuentran las que son ocasionadas por biotoxinas marinas, que son sustancias propias de los desechos de los organismos fitoplanctónicos que se encuentran en el fondo del mar y que principalmente afectan a los moluscos bivalvos, como son los ostiones, las ostras, la pata de mula, los mejillones, y todo aquel molusco que tiene dos conchas”, indicó la química Mercedes Azpeitia González.

La entrevistada, líder estatal del Programa de Marea Roja, Moluscos Bivalvos y Productos de la Pesca de la Secretaría de Salud en Jalisco (SSJ), explicó que la forma de alimentarse de este tipo de mariscos  es a través de la filtración del agua, reteniendo la materia orgánica que les sirve para crecer y reproducirse.

Sin embargo, cuando se presenta marea roja, las biotoxinas marinas quedan adheridas en la capa del molusco y quien lo consuma puede intoxicarse. Sólo cuando se da este fenómeno, pues otra contaminación podría ser por bacterias como la salmonella y en este caso se habla de una infección bacteriana y no de una intoxicación. “Ciertas bacterias producen esporas y ahí se puede dar una intoxicación”, apunta la química.

Los síntomas de una intoxicación por mariscos, en especial por moluscos bivalvos, incluye fiebre, náuseas, vómitos y diarreas; y pueden aparecer apenas media hora después de haberlos ingerido. “La atención debe ser inmediata para evitar la deshidratación y la muerte por deshidratación. Con cinco deposiciones diarreicas es muy conveniente ya asistir al médico para que haga el diagnóstico adecuado y comience la hidratación que deberá ser intravenosa si el paciente no tolera ingerir líquidos”, señaló.

Azpeitia insistió a la población a no esperar a que las evacuaciones se pasen por sí solas, ni tomar antidiarreicos o recurrir a otro tipo de automedicación, pues pueden complicar el caso.

Destacó que una parte importante del programa que encabeza es el monitoreo de playas en busca de marea roja, así como el de productos del mar en puntos de distribución y venta, para verificar que estén libres de cualquier microorganismo patógeno y que en un momento dado puedan afectar la salud de quien los consuma.

La especialista refirió que durante 2013 se presentaron dos alertas por marea roja en playas de Jalisco, ambas en marzo. En lo que va de este año no se ha presentado ninguna, además no hay indicios de contaminación en los resultados del monitoreo a productos del mar que han realizado desde el 3 marzo a la fecha. “Los productos se encuentran dentro de las especificaciones que señala la Norma Oficial Mexicana 242”, dijo.

Sin embargo, la SSJ permanece en alerta, pues el fenómeno de marea roja no es prevenible, por lo que ante su evidencia se declara “veda sanitaria”, la cual consiste en la prohibición de extraer moluscos de la zona hasta que el evento haya pasado —la presencia de fitoplancton puede durar de tres días a dos semanas dependiendo de las corrientes marítimas— y tras realizar nuevos análisis de laboratorio que confirmen que el agua de mar está libre de estas biotoxinas marinas.

Por último, hizo énfasis en la importancia de cuidar la higiene en la preparación de alimentos, dado que las malas prácticas son otra forma de contaminación común; y a pesar del extendido gusto por comer moluscos bivalvos y otros productos del mar crudos, con jugo de limón, reiteró que esa costumbre es riesgosa pues este cítrico cambia la apariencia del alimento pero no mata las posibles bacterias que pudiera contener, lo que sí se logra con una adecuada cocción al fuego.

 

 

Claves

 

Para disfrutar pescados y mariscos

 

Es muy importante atender la higiene. Muchas veces el producto se contamina por la falta de aseo en las manos y utensilios en que se prepara

 

Vigilar el tiempo que deja el producto al aire libre, así como su correcto descongelamiento

 

Cuidar el lugar donde se come

 

Evitar el consumo de alimentos crudos. El jugo de limón no los cuece ni mata las posibles bacterias

 

Comprar producto en lugares establecidos con red de frío. Los tianguis y puestos ambulantes no son recomendables

 

 

Ante intoxicación alimentaria por mariscos

 

Síntomas: fiebre, diarrea y vómitos

 

Acudir al médico

 

Mantener la hidratación con suero oral

 

No automedicarse

 

Del correcto diagnóstico y apego al tratamiento depende la mejoría, en promedio de cinco días

 

 

Fuente: Programa de Marea Roja, Moluscos Bivalvos y Productos de la Pesca. Secretaría de Salud Jalisco