Arzobispo pide que se concrete derecho a la vida

Rogelio Cabrera López aseguró que la reforma constitucional no criminaliza a las mujeres, sino que busca el respeto a la vida de todos.
El arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López.
El arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López. (Foto: Raúl Palacios)

Monterrey

El arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, solicitó al Congreso local concretar la segunda vuelta de la reforma constitucional que protege el derecho a la vida desde la fecundación.

Asegurando que esta modificación no criminaliza a las mujeres, Cabrera López destacó que esta iniciativa ya ha sido aprobada en 16 entidades del país, y debe seguir su camino natural en el estado.

"Hago una invitación a que sigamos apoyando las iniciativas que buscan hacer de nuestra sociedad un lugar donde se viva en armonía, el resto y la solidaridad. De manera particular quiero reiterar el llamado para que no cesen los esfuerzos que se están realizando para reconocer que la vida de todo individuo tiene un valor incalculable, desde el momento mismo de su concepción hasta la muerte natural", dijo.

Tras la celebración de la misa dominical señaló que una sociedad que no tiene respeto por la vida puede ir recayendo en problemas de violencia cada vez más grandes.

Insistió en que no falta por parte de la Iglesia católica el respeto a los derechos de las mujeres, sino que buscan el respeto a la vida de todos, desde su inicio.

"Nunca la mente de la Iglesia es que la mujer sea condenada y lastimada, creo yo que ya pasaron esos tiempos de considera a la mujer como delincuente, pero yo creo que el deber del estado y de los ciudadanos es proteger la vida ya las mujeres que están esperando un hijo", señaló.

Cabrera López insistió en que son las instituciones de estado quienes deben garantizar a las mujeres las condiciones necesarias de salud, trabajo y subsistencia para que puedan tener y criar a sus hijos.

Afirmó que de este modo ninguna mujer quedará fuera del sistema de salud cuando esté embarazada y no correrá el riesgo de perder su trabajo a causa de ello.

"Una ley que protege a la mujer podrá crear las condiciones suficientes para que se respete la vida.

"Cuando una mujer está desesperada, no encuentra el apoyo de la familia ni de la sociedad, corre el riesgo siempre que de modo imprudente llegue a la conclusión que debe abortar y creo yo que es un deber de la sociedad y del estado, debe proteger la vida", dijo.

Enfatizó que en la cuestión del aborto existen las normativas adecuadas en el Código Penal y quedarán inamovibles, pero en la Constitución del Estado si debe haber una profesión pública en la que quede claro que en Nuevo León se respeta la vida humana en todos sus momentos, desde que es concebida hasta la muerte natural.

El religioso insistió que de no tomar estas medidas ahora, puede derivar en situaciones como la eutanasia o la eugenesia.

"Iríamos en una escalada de devaluación de la vida, después la viene la eutanasia y la eugenesia y vamos creando un ambiente riesgoso para todos, los enfermos, los ancianos, los discapacitados, todos tienen derecho a vivir", puntualizó.