Infecciones, el enemigo número uno durante los años de la infancia

Respiratorias, gastrointestinales y de vías urinarias, las infecciones se registran entre los primeros motivos de consulta médica y también de decesos en los niños menores de cinco años de edad.
Las enfermedades infecciosas más frecuentes en los menores son las respiratorias.
Las enfermedades infecciosas más frecuentes en los menores son las respiratorias. (Especial)

Guadalajara

Las infecciones son el enemigo número uno en la infancia.

Respiratorias, gastrointestinales y de vías urinarias se registran entre los primeros motivos de consulta médica y también de muerte en los niños menores de cinco años de edad, en Jalisco y el resto del país.

“Las enfermedades infecciosas son las más frecuentes en niños. A la cabeza las infecciones respiratorias. Las primeras causas de consulta siguen siendo cuadros de tos, escurrimiento nasal, estornudos y fiebre, principalmente. En segundo término las infecciones gastrointestinales, con síntomas de diarrea, vómito y deshidratación secundaria; y en tercer lugar las infecciones de vías urinarias, que también son un motivo muy frecuente de consulta y de hospitalización en México. Otras causas serían las otitis por infecciones de los oídos y algunas de la piel, en cuarto y quinto sitio”, refirió el doctor Alberto Campos Sierra, jefe del Servicio de Medicina Pediatría del Hospital Civil de Guadalajara (HCG) Fray Antonio Alcalde.

El término infección se refiere a la contaminación, con respuesta inmunológica y daño estructural de un huésped (todo ser vivo puede ser infectado), causada por microorganismos como las bacterias y virus, los hongos, los parásitos u otros gérmenes y/o sus toxinas. Las infecciones pueden ser locales o afectar todo el sistema. De acuerdo con el experto, la mayoría suelen tener buena evolución con un tratamiento, pero también es cierto que provocan muertes. “Las complicaciones por las enfermedades infecciosas respiratorias ocasionan el mayor número

de defunciones de nuestros niños, sobre todo en niños pequeños.

Las muertes por deshidratación –secundaria a infecciones gastrointestinales– si bien ya no son la primera causa en este grupo aún se dan, mientras que los accidentes son otro motivo importante de mortalidad”, apuntó el especialista.

Campos Sierra comentó que a diferencia del siglo pasado, donde las enfermedades que se asociaban con la infancia, como sarampión, tosferina, paperas, rubéola y poliomielitis –la cual dejaba graves secuelas-, entre otras, ya no tienen impacto gracias a que existen vacunas. Incluso, las diarreas por rotavirus han decrecido desde que se incluyó el biológico en la Cartilla Nacional de Salud (2002), y por ende como causa de muerte.

De la misma manera, de un siglo a otro, México vio decrecer muertes asociadas a la pobreza y la desnutrición y “en cambio los niños comienzan a presentar enfermedades del primer mundo”, es decir crónico-degenerativas, destacando la obesidad (30 por ciento de la población infantil tiene sobrepeso) y luego la diabetes. En el caso del cáncer, el médico opinó que hoy se diagnostica más, y aunque también aparece entre las primeras causas de mortalidad, particularmente las leucemias, “la sobrevida es más alta que en años anteriores”.

Respecto a las infecciones de las vías urinarias, el entrevistado destacó van en aumento, muchas asociadas a malformaciones de los conductos entre el riñón y la vejiga. De ser recurrentes pueden causar daño renal –que también es secundario al abuso de ciertos fármacos- y éste poner en riesgo la vida de un menor de edad.

Para saber cómo actuar ante las infecciones es importante conocer cuáles son las más comunes en la niñez, sus signos y síntomas, para tomar las primeras medidas; pero siempre será recomendable acudir al médico a fin de que éste realice una adecuada valoración e indique el tratamiento que corresponde.

El especialista destacó que una infección puede parecerse, y no ser la misma enfermedad. También respondió que no es que estén apareciendo nuevos virus y bacterias, pero sí que han mutado y creado resistencia alguna, a lo cual se debe poner atención. “Tengo más de veinte años como pediatra y las infecciones que veía antes, son las misma que veo ahora”, compartió.

Como escudo contra las infecciones, Alberto Campos recomendó llevar una buena higiene, lo que incluye el lavado de manos frecuente, el aseo personal y el de la vivienda, que debe mantenerse limpia y ventilada –que no expuesta en temporada de frío- y seguir otros hábitos sanos entre los cuales destacó la alimentación balanceada. “No es difícil, es el plato del buen comer, es incluir alimentos de todos los grupos en cada comida, en proporciones adecuadas” y finalmente el ejercicio, otra arma contra los microbios.

De las infecciones

Las enfermedades infecciosas suelen clasificarse por el tipo de microorganismo que las origina, por la vía de transmisión y por sus síntomas.

La mayoría de las infecciones son causadas por microbios llamados virus y bacterias.

Con higiene y otros hábitos sanos es posible prevenir muchas infecciones, pero aún así no siempre se podrá evitar que los niños enfermen.

Es importante conocer las infecciones comunes de la niñez, sus signos y síntomas, para saber cómo actuar.

La automedicación es poco recomendable porque puede agravar o esconder un cuadro infeccioso. El abuso de medicamentos también ha traído consecuencias.

Siempre que persista un síntoma lo mejor es acudir al médico, principalmente cuando hay bebés que son más vulnerables a una infección.

Algunos síntomas de infecciones en los bebés son: Llanto débil, problemas al respirar, inquietud, duerme más de lo habitual, vómitos o diarrea y no comer bien.

Ante una infección evite compartir utensilios, tazas, cepillos de dientes, lave los platos y utensilios con agua caliente y jabonosa y evite fumar en los alrededores de la vivienda.

Fuente: Dr. Alberto Campos Sierra. Servicio de Medicina Pediatría. Hospital Civil de Guadalajara (HCG) “Fray Antonio Alcalde”/Academia Americana de Pediatría.