Alarman infartos en jóvenes por excesos y hábitos

Ahora los ataques al corazón inician a los 20 años, cuando la incidencia ocurría solo en adultos mayores a 50 años, debido al abuso de sustancias y el ritmo de vida actual juvenil, dijo Julio ...
La mortalidad en los jóvenes se ha elevado a causa de los infartos fulminantes.
La mortalidad en los jóvenes se ha elevado a causa de los infartos fulminantes. (José Luis Tapia)

Ciudad Madero

En el último año ya se han registrado casos de infartos agudos de miocardio en jóvenes de 20 a 40 años de edad, pese que anteriormente los casos en su totalidad solamente se daban en adultos mayores de 50 años, informó el director del Hospital General Regional Número 6 del IMSS, Julio Cesar Moreno Mercado.

Comentó que el 20 por ciento de las atenciones por este tipo de padecimiento son de derechohabientes jóvenes, de los cuales desgraciadamente muchos de ellos pierden la vida antes de llegar al hospital para recibir atención médica, cuando no deberían de existir casos a tan corta edad.

"Hemos tenido pacientes de 20 años, hay que tomar en cuenta que la gente adulta o jóvenes, no tienen suficientes vasos colaterales como una persona adulta mayor, entonces para ellos el 90 por ciento del pronóstico es negativo, son infartos fulminantes, algunos de ellos ni siquiera llegan al hospital".

El doctor Moreno Mercado, especificó que mensualmente arriban al nosocomio de 7 a 8 derechohabientes con este tipo de problemática, y esto se debe a una vida de excesos en diferentes cuestiones.

"Lamentablemente llevamos un ritmo de vida muy acelerado y cada vez la juventud tiene más malos hábitos como dietéticos, como en su vida social, fuman, beben, hacen uso y abuso de sustancias tóxicas, drogas, este ritmo de vida puede traer complicaciones graves que ponen en riesgo la existencia del paciente".

Dijo que este tipo de padecimientos se incrementan en temporada invernal, a consecuencia de los cambios climatológicos, sobre todo las bajas temperaturas y la mala alimentación de las personas.

Las personas que cuentan con una patología agregada, como lo es la diabetes e hipertensión, son los más propensos a registrar una complicación en su salud, en caso de un conato de infarto, destacó el director del hospital.

"Tenemos que ver cuáles son los factores de riesgo para determinada población o grupos de edad, muchas veces también el estrés es un factor que propicia el padecimiento".

Julio Moreno aclaró que muchas de las veces los infartos no se presentan con un dolor en el pecho o sudoración, ya que existen los infartos silentes, que es cuando un paciente llega al hospital por malestares de otra índole, pero cuando se le practica un electrocardiograma se encuentra que hay una necrosis, es decir, una cicatriz.

"Hay infartos atípicos, por ejemplo si yo tengo un paciente que me llega con un dolor abdominal o en la boca del estomago, cualquiera de los familiares pudiera pensar que es gastritis, pero error, puede ser que está debutando con un infarto agudo de miocardio, y nos damos cuenta a través de los exámenes de rutina".

Por tal motivo, manifestó que es importante que alguien que conoce que tiene factores de riesgo o hereditarios de una cardiopatía, vaya a consulta de forma oportuna.

"Más vale pecar de exagerados a lamentar una complicación, nunca esperemos que el dolor de pecho se quite solo", recalcó.

El director del hospital del IMSS, expresó que afortunadamente en la actualidad se cuenta con más medios de información positivos que pueden ayudar a controlar la salud.

"La salud es una responsabilidad compartida, no podemos dejar siempre que la salud esté a cargo del médico, porque como familiares tenemos que poner mucho de nuestra parte y hacer las indicaciones que corresponde a cada miembro de la familia".

Agregó que una sana alimentación puede erradicar en gran medida la posibilidad de un infarto, principalmente al no consumir excesivamente grasas y azucares como se acostumbra hoy en día.