Nueva Ley Forestal debe desregular

Organizaciones No Gubernamentales demandan menos trámites y más eficiencia para fortalecer la silvicultura comunitaria del país.

Guadalajara

El problema de los más de 50 pasos que se deben cubrir para realizar un trámite de manejo forestal, o los seis a nueve meses que esto demora en las instancias públicas, debe ser resuelto a fondo en la nueva Ley Forestal que actualmente se engrosa en el Congreso de la Unión, señaló en Consejo Civil Mexicano de Silvicultura Sostenible (CCMSS).

“Representantes del Comité de Legislación del Consejo Nacional Forestal participaron en la sesión ordinaria de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados que preside Alma Lucía Arzaluz Alonso, con el objeto de presentar una serie de propuestas para enriquecer el proyecto de la nueva Ley Forestal Integral que se encuentra actualmente en proceso de dictamen. En la sesión, el presidente del Comité de Legislación del Consejo Nacional Forestal, Carlos González Vicente, junto con Emilio Cruz, de Reforestamos México y Raúl Benet Kiel, del CCMSS -ambos también miembros de dicho comité -, expusieron que es necesario que se integren las aportaciones generadas en el Consejo, puesto que son producto de más de tres años de trabajo, de consulta a productores, responsables técnicos, académicos, organizaciones de la sociedad civil y funcionarios de los diversos órdenes de gobierno y, expertos en legislación”, señala un comunicado de la organización. La cita fue el pasado 27 de octubre.

Allí, “destacaron la necesidad de fortalecer la competitividad de las empresas forestales, particularmente las conformadas por comunidades y ejidos, que abarcan más del 80 por ciento del territorio forestal del país […] la efectividad y competitividad de las empresas forestales mexicanas es indispensable para proveer bienes útiles y estratégicos que actualmente se importan de diversos países, y señaló que el 82 por ciento de la materia prima forestal que se utiliza actualmente en México es importada, cuando 100 por ciento podría producirse en México e incluso existe un gran potencial para la exportación”.

Uno de los principales obstáculos que enfrenta el sector “es la excesiva y acuciante regulación”; de ahí deriva “la importancia de que la nueva ley atienda de manera efectiva los temas de competitividad y certeza jurídica para los productores forestales; además de reducir de manera significativa la carga regulatoria innecesaria”.

Emilio Cruz, de Reforestamos México, pidió se atienda de forma prioritaria el tema de la legalidad, “porque mucha de la madera que se comercializa en el país es de origen ilegal, lo que perjudica severamente a los bosques y a las comunidades. Se requiere un Registro Forestal Nacional que sea efectivo, confiable y transparente, que permita rastrear los productos forestales mediante un sistema efectivo de trazabilidad como el que existe en otros países”.

Raúl Benet, del CCMSS, “detalló que la sostenibilidad de los bosques y selvas está estrechamente vinculada al manejo forestal que realizan las comunidades y ejidos, y que su éxito depende de poder llegar a los mercados de manera competitiva. Enumeró un cúmulo de obstáculos legales y regulatorios impuesto por la ley forestal vigente, que han sido identificados por todos actores involucrados como el principal lastre que enfrenta el sector forestal sustentable”.

SRN