Alza en el salario mínimo es una “mentada”: CTM

La Delegación del Sindicato en Madero exige que el aumento sea del 100% para la estabilidad de las familias de los trabajadores.
Los trabajadores refieren que es una burla el incremento al salario mínimo.
Los trabajadores refieren que es una burla el incremento al salario mínimo. (Especial)

Ciudad Madero

El alza al salario mínimo es una burla, "es una mentada" y no les sirve de nada a los trabajadores que destinan el 60 por ciento de sus ingresos diarios a cubrir los gastos de los pasajes, aseveró la Delegación de la Confederación de Trabajadores Mexicanos (CTM) en Ciudad Madero.

"Es una mentada, una burla para los trabajadores, es muy poco para lo que cuestan las cosas", declaró José Ángel Rojas Zúñiga, secretario de la CTM en la urbe petrolera, luego de que fuera homologado en 73.04 pesos diarios en todo el país.

Remarcó que "no alcanza para nada un salario de ese tipo, ni siquiera para las familias pequeñas de tres o cuatro integrantes, ya que el 60 por ciento de esos recursos se van enfocados tan solo en la cobertura de los pasajes".

Si una familia de cuatro integrantes, puntualizó, en la cual dos estudian y el padre de familia tiene que trabajar, tienen que invertir 54 pesos diarios de pasajes en el caso de que solo paguen los viajes de ida y vuelta, sin contar si tienen que hacer trasbordos.

"Definitivamente con esos 73 pesos a los trabajadores, no tan solo los adheridos a la CTM, sino a todos en general no les alcanza para comprar una tapa de huevos, frijoles y tortilla de una sola vez, por lo que es importante que se haga un verdadero estudio sobre las necesidades".

Explicó que a esos gastos se le suman todos aquellos imprevistos como las enfermedades y todas las inversiones que semanalmente tienen que hacer las familias para solventar lo referente a la escuela de los hijos.

"Si se van más de 50 pesos del salario en puros pasajes, entonces quedan 20 pesos para otros gastos, entonces imagínense en el caso de que se enfermen o tengan algún otro imprevisto", enfatizó Rojas Zúñiga.

Es por ese el motivo por el cual un trabajador no puede vivir ganando el salario mínimo, al menos en México y en Tamaulipas, por eso en ocasiones los hijos no pueden seguir con sus estudios por la necesidad de trabajar.

Al cuestionar al representante de los 2 mil obreros sindicalizados en la urbe petrolera sobre cuál sería el aumento ideal, recalcó que lo más viable sería que "el aumento fuera del cien por ciento para la estabilidad económica de las familias de trabajadores".

E inclusive, refirió, que la CTM buscó que no se pagara el salario mínimo estipulado por ley que fue de 73.04 pesos, ya que ellos pagan un poco más con el objetivo de no lastimar la economía de la clase trabajadora.

Ángel Rojas subrayó que es uno de los motivos por los cuales se tiene que evaluar la situación de un aumento en el servicio de pasaje público en Tamaulipas, el cual es de 9 pesos y que se busca pueda subir a 10 pesos o más.

"Se tiene que hacer un debate serio sobre los aumentos al salario mínimo en México, porque de eso depende que las familias de los trabajadores estén bien, además de que siempre va a contribuir a que no haya delincuencia", expuso.

En la zona sur de Tamaulipas la tapa con 36 huevos tiene un costo de 70 pesos aproximadamente, así que prácticamente las familias cuyo sustento ganan el salario mínimo se quedarían con 3 pesos de sobra al día.

Si una ama de casa acude al centro comercial más cercano y sin adquirir productos de marcas reconocidas, como un ejemplo, se va a llevar seis artículos que son necesarios en el hogar durante el día y para poder comer.

En 8 pesos que cuesta un litro de leche, 8.2 pesos de una lata de atún, 14.90 pesos de un litro de aceite, 25.90 de dos barras de jabón de baño y un kilo de tortillas de 14 pesos, se fueron 71 pesos y quedaron 2.04 de un salario mínimo neto.

Luego de este ejercicio se pudo observar que no se puede adquirir marcas reconocidas para surtir una despensa de salario mínimo, ya que la leche del ejemplo anterior costó 8 pesos y se trata de la marca propia de la tienda.

También ocurre lo mismo cuando se pretende adquirir un cereal azucarado, de esos que los niños siempre quieren, se vuelve prácticamente imposible para todas aquellas familias que ganan el salario mínimo porque la caja cuesta de 37 a los 80 pesos.

"Es necesario poder realizar un estudio sobre cuál es el aumento anterior, lo que se necesita para hacerle mejor más fácil la vida a las familias", remarcó Rojas Zúñiga.