Familiares de anciana se niegan a abandonar hospital

Rosa María Rivas ingresó hace una semana a la Clínica 16 del IMSS, por el momento está bajo cuidados paliativos, su hija busca que reciba el tratamiento hasta cuando sea necesario. 
En Torreón, pacientes de la Clínica 16 del IMSS denuncian falta de insumos.
Familiares de la internada han reportado abuso de autoridad y prepotencia dentro de la clínica. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Llegó al hospital para un probable tratamiento de hemodiálisis, pero se les dio la alternativa de brindarle los cuidados paliativos. 

Hace una semana, Rosa María Rivas ingresó a la clínica 16 del IMSS con un cuadro clínico grave. Los médicos les dijeron a los familiares que ya no pueden hacer más por la paciente. Y ya la dieron de alta para que muera en casa sin asistencia. 

María Rivas se encuentra recibiendo cuidados paliativos, tiene dos sondas, necesita oxígeno. Es hipertensa, diabética, tiene varias infecciones fuertes en las vías urinarias.

"Vamos a ver los cuidados paliativos. Puede que se estabilice. Pero se agravó más. Dicen los doctores que el alta está firmada y me la lleve. Pero mi madre tiene el derecho a un servicio médico".

Verónica considera que están en su derecho de que la señora permanezca en el hospital hasta que fallezca.

"Si el médico dice que no tiene remedio, estoy consciente de que está mal, que es cuestión de días u horas. Pero quiero que esté tranquila y atendida médicamente", señaló Verónica Colunga, hija de Rosa María. 

Este 31 de enero fue amenazada por la trabajadora social, quien frente a la paciente le dijo que le iban a mandar al Ministerio Público para que se fueran de la clínica. 

La familia no se ha dejado y ya lo discutieron con el sub director Marcos Ugalde.

"Es la persona más prepotente que he conocido en mi vida. No me han preguntado si en mi casa tengo oxígeno, cama, sondas, capacitación. Quiero que el día que llegue, ella esté en paz", agregó Verónica. 

La familia de la paciente no puede comprender por qué no consideran la humanidad, de que puedan de algún modo evitar el sufrimiento de una persona. 

No sólo ha visto a su madre sufrir, sino que además ha tenido que lidiar con la insensibilidad de las autoridades del hospital. 

"Sólo pido lo que a ella le corresponde. El derecho de atención médica. No quiero que le hagan un transplante de riñón, sólo quiero que el día que ella fallezca esté tranquila y que no padezca. Es mi derecho y voy a pelear por ello", concluyó Verónica. 


rcm