IMSS incurre en doble moral por foto viral de residentes

Aunque en redes circulan decenas de instantáneas de médicos mexicanos en cirugías, el instituto solamente despidió a dos doctoras de la Clínica 25.
El delegado del IMSS en Michoacán, Román Acosta, exhibió en redes sociales una cirugía de cadera sin que recibiera penalización alguna.
El delegado del IMSS en Michoacán, Román Acosta, exhibió en redes sociales una cirugía de cadera sin que recibiera penalización alguna. (Especial)

Monterrey

En redes sociales circulan decenas de fotografías de médicos mexicanos en cirugías y todo tipo de procedimientos. A pesar de ello, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) incurrió en un criterio de doble moral al despedir únicamente a las dos residentes que hace dos meses fueron conocidas en una imagen viral, en la cual aparecen con un pie amputado.

Documentación recabada por la defensa de Ana Paulina Sánchez Palafox, una de las jóvenes afectadas, evidencia que captar imágenes de los diversos procedimientos que realizan los especialistas es una práctica común.

En uno de los ejemplos aparece el delegado del IMSS en Michoacán, Román Acosta Rosales, quien en una publicación de Facebook exhibe seis fotografías de su participación en una cirugía de reemplazo de cadera.

Incluso en una de las imágenes puede apreciarse el rostro de la paciente en el quirófano.

"Les comparto que me encuentro acompañando al doctor Antonio Rosales Sandoval, apoyándolo en una cirugía de reemplazo total de cadera a una derechohabiente en el HGZ-MF No. 12 Lázaro Cárdenas del #IMSSMichoacán", cita la publicación del pasado 4 de abril.

Fotografías y hasta selfies de este tipo abundan en las redes sociales, donde aparecen pacientes inconscientes siendo intervenidos, o incluso se aprecia la amputación de extremidades.

Si bien dichos casos no derivaron en sanciones a los involucrados, Ana Paulina Sánchez Palafox y Carolina Domínguez García no corrieron con la misma suerte: ambas perdieron sus plazas como residentes de la especialidad de Anatomía Patológica en la Clínica 25 de Monterrey.

Durante el proceso contra las jóvenes hubo irregularidades por parte del Seguro Social, ya que no se les concedió derecho de audiencia y las obligaron a firmar la rescisión de su contrato.

"No hubo oportunidad de réplica, y cuando quisimos hacerlo fueron simples y se limitaron a decir: 'No nos importa, la orden está dada y si quieren apelar busquen un abogado, pero antes nadie sale de aquí hasta que no se firme el papel'", citó Sánchez Palafox, quien estaba a 10 meses de concluir su especialidad.

De acuerdo con su versión, la fotografía fue tomada por un tercer residente con el móvil de Carolina Domínguez, debido a que la cámara del hospital con la que documentan los procedimientos no tenía batería.

Posteriormente, Domínguez publicó la imagen en su cuenta de Facebook sin autorización de su compañera. Los problemas comenzaron cuando una persona ajena a la situación difundió el material entre directivos del IMSS y medios de comunicación nacionales.

"No la citan, como dice la Ley Federal del Trabajo, que señala que le debe citar con 36 horas de anticipación, que debe hacerse una investigación previa", explicó Ofelio Garza, abogado de Ana Paulina Sánchez.

Aunado a ello, resaltó que actualmente no existe un reglamento que prohíba la toma y difusión de fotografías de procedimientos quirúrgicos u otras actividades al interior del instituto. Fue hasta después de lo sucedido que el IMSS inició la preparación de un protocolo para tales casos.

"Aquí hubo una respuesta mediática de la autoridad.

"Es una injusticia que castiguen a una persona de la cual subieron una foto sin su consentimiento. Le van a truncar su carrera profesional", lamentó.

El defensor también señaló que un tercer residente involucrado, quien captó la imagen, no fue despedido y solo se le hizo una amonestación; en cambio, sus compañeras no podrán culminar la especialidad.

Hasta el momento, la respuesta del Seguro Social ha sido negativa, pues incluso buscaban inhabilitar a las doctoras para que no ejerzan en hospitales públicos.


Así comenzó la historia...

Ana Paulina Sánchez Palafox y Carolina Domínguez García fueron despedidas en marzo de la Unidad Médica de Alta Especialidad número 25 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). El motivo fue una fotografía en la que aparecen con un pie amputado.

Ambas se desempeñaban como médicos residentes de la especialidad de Anatomía Patológica. Sánchez Palafox estaba en el tercer año, a 10
meses de concluir sus estudios; en tanto que Domínguez García cursaba el primer año y tenía apenas 17 días de haber llegado.

Luego de que esta última publicara dicha imagen en su cuenta personal de Facebook, su difusión se descontroló, volviéndose viral en redes sociales
y logrando espacios en distintos medios de comunicación a nivel nacional.

Tras ello, las autoridades del IMSS presionaron a las jóvenes a firmar la rescisión de su contrato, a pesar de que no existe ninguna normativa
interna que establezca la prohibición de este tipo de prácticas.