Clínica 11 del IMSS en Lerdo tarda hasta 6 horas en atender

Derechohabientes del área de Medicina Preventiva señalan que el personal no lleva control y orden de los pacientes, se les olvida que están ahí y unos están más pendientes del celular.
Acusan a la recepcionista del consultorio 1 de ser goresera y estar más pendiente del celular.
Acusan a la recepcionista del consultorio 1 de ser goresera y estar más pendiente del celular. (Milenio Digital)

Lerdo, Durango

Aunque llegó temprano para que le pusieran unas vacunas que tenía programadas, la joven Rosa de 19 años y embarazada de seis meses, fue atendida hasta casi las 18:00 horas de este miércoles en el módulo de Medicina Preventiva de la clínica 11 del IMSS en Lerdo.

"Ya tengo mucha hambre", comentaba la jovencita. Pero no quería moverse a conseguir algún alimento por temor a que le fueran a ganar el lugar.

Aprovecharon para quejarse de la recepcionista del consultorio 1, que tampoco brinda atención adecuada por que siempre está pendiente pero de su celular.

Cada vez que se abría la puerta del consultorio se acercaba para ver si ya seguía. A pesar de su estado de gestación, el personal de este módulo le exigió que tenía que esperar.

Otra mujer señaló que había llegado antes de las 16:00 horas. "Nada más vine a cambiar la tarjeta de citas. Se la entregué a la enfermera y me advirtió que adelante de mi había otros seis. Ni modo de que me vaya. Me tengo que esperar. Hasta parece que hacen tiempo para antes de salir".

A las 20:00 horas aún no le hacían el trámite que al final realizó el personal rápidamente.

No importa si son niños, viejitos, embarazadas o quien sea, la enfermera de Medicina Preventiva de nombre es inflexible. Ella determina quien sigue de quien y no lleva control por escrito de las personas que atenderá.

A veces se le olvida quien va antes de quien, pues se distrae platicando con sus compañeros. Según las enfermeras ellas se tardan tanto tiempo por que "no es solo el cambio", y que también realizan las acciones de prevención pendientes como vacunación o exámenes de papanicolau o exploración de mamas.

La mujer que estuvo esperando cuatro horas por el cambio de tarjeta indicó que a ella le dijeron que luego se los hacían.

"También pasaron a gente que llegó después de mi y les pregunté que si así era el proceso y que tenía ahí desde antes de las cuatro. Me dijeron que a veces meten antes a señoras con niños pero de la gente que entró antes de mi y llegó después, no había señoras con niños".

Algunas personas también aprovecharon para quejarse de la recepcionista del consultorio 1, una mujer de pelo y cejas pintados de rojo que siempre usa tacón alto, pues llega muy tarde y tampoco brinda atención adecuada por que siempre está pendiente pero de su celular.

Señalan que se han quejado de ella ya que también es muy grosera pero que sigue tan campante.


dcr