El impacto agrícola del Libramiento Poniente

Para llevar a cabo el proyecto que ha sido aprobado por la Secretaría de Medio Ambiente, los ayuntamientos deberán cambiar el uso de suelo de 244.52 hectáreas de suelo fértil, vegetación, bosque y ...
Unidades ambientales que conforman el Sistema Ambiental Regional.
Unidades ambientales que conforman el Sistema Ambiental Regional. (Foto: Especial)

Puebla

La construcción del Libramiento Poniente tendrá un impacto en el sector agrícola de nueve municipios por donde atravesará la carretera, donde el campo es la principal fuente de ingresos de sus pobladores. De forma directa dejarán de producirse 2 millones 54 mil 52 metros cuadrados de tierras de cultivo. Y se advierte que habrá expropiaciones para las personas afectadas que se nieguen a vender sus terrenos para el proyecto.
La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) informó que una vez aprobado el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA), los ayuntamientos deberán cambiar el uso de suelo de 244.52 hectáreas de suelo agrícola, vegetación, bosque y selva baja.
"Se deberá realizar el pago por los terrenos, casas o estructuras que se requieran expropiar para el nuevo derecho de vía".
El MIA, elaborado por la autoría externa Biología Integral en Impacto Ambiental, describe que las tierras agrícolas afectadas serán de los municipios San Martín Texmelucan, Chiautzingo, Huejotzingo, Domingo Arenas, Calpan, San Jerónimo Tecuanipan, Tianguismanalco, Santa Isabel Cholula y Atlixco.
En el documento se reconoce que hay un rechazo de los pobladores de las comunidades de esos 10 municipios al proyecto carretero, principalmente en la localidad de San Martín Tlamapa, perteneciente a San Martín Texmelucan.
"Se requiere una superficie total de cambio de uso de suelo de 244.53 hectáreas, de las cuales, el 84 por ciento corresponden a agricultura de temporal y de riego, el 4 por ciento de vegetación de galería, de lindero y secundaria de bosque de encino – pino, encino y selva baja subcaducifolia conformada como relictos de vegetación".
Las 244.53 hectáreas son para el derecho de vía de los dos ramales que contará la carretera, mas la requerida para infraestructura adicional.
El cambio de uso de suelo se dará de manera parcial, es decir, durante la construcción del libramiento en su primera etapa.
El Libramiento Poniente tendrá un trazo nuevo de 42.74 kilómetros de longitud, dividido en 2 ramales, el primero se denominara "ramal principal" y tendrá una longitud de 38,060 metros, y el segundo será "ramal aeropuerto" con una longitud de 4,680 metros.
La carretera incluye la construcción de 5 entronques (distribuidores), 31 puentes, 48 pasos vehiculares y 15 pasos peatonales.
Adicional a la longitud del proyecto (ramal principal mas ramal aeropuerto) se consideran 24 kilómetros para la construcción de las gasas de los 5 entronques (distribuidores) proyectados.
El ramal principal iniciará en la Autopista México–Puebla con dirección sur y terminará hasta la autopista Siglo XXI.

Tiradero intermunicipal: un foco de infección

El Libramiento Poniente, que tendrá un costo de 2,605 millones 526 mil 268 pesos, el equivalente a 198 millones de dólares, enfrenta un segundo problema –aparte del rechazo de los pueblos- el cual tiene que ver con el Relleno Sanitario Intermunicipal Oriente, administrado por la empresa RESA.
El basurero da servicio a 14 municipios aledaños entre los que encuentran Juan C. Bonilla, San Andrés Cholula, Calpan, Huejotzingo, Nealtican, Teotlalcingo, Tecuanipan, Cuautlancingo, San Martín Texmelucan, Cholula, Huejotzingo y Coronango, gran parte de la zona metropolitana de Puebla.
"El cual representa un foco de infección para los alrededores", señaló la Semarnat.
"En el año 2009, se manifestó una fuente de contaminación a mantos freáticos y aire en las inmediaciones de la localidad de Santa María del municipio de Huejotzingo, pues durante cuatro años el relleno operó sin las normas ambientales correspondientes. De acuerdo con un estudio del Departamento de Agentes Biológicos de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Puebla, que implicó una encuesta y la obtención de muestras para determinar la presencia de substancias potencialmente nocivas para la salud, se encontró que en el basurero existen elementos extremadamente peligrosos, como plomo, cadmio, zinc, magnesio y cobre en cantidades que sobrepasan con mucho las normas internacionales y oficiales de salud".
El mismo relleno está ubicado en una cuenca que contamina de forma importante los mantos acuíferos, que a la larga no sólo dotarán del líquido a la misma población, sino a localidades aledañas e incluso a la ciudad de Puebla.

Justificación de la obra

En el texto se hace mención que el principal objetivo de la construcción del Libramiento es ser un ramal que intercomunique la carretera México – Puebla con la autopista Siglo XXI, y tenga la función de librar el paso de los transportistas por la ciudad de Puebla, así como mejorar y agilizar la conectividad de la red carretera de los estados de Guerrero, Oaxaca y Chiapas con la 'mesoregión' centro.
"Socialmente se tienen diferentes matices, por una parte con la construcción del libramiento se creará una vía de evacuación para los poblados cercanos al volcán Popocatépetl, pues actualmente, solo se cuenta con caminos de bajas especificaciones y de mayor longitud, para salir de las zonas de alto riesgo en caso de una erupción, para ello, se proyectó un entronque a la altura del municipio de Domingo Arenas, donde las rutas de evacuación existentes pueden conectarse al libramiento y evacuar la región con mayor rapidez".
"Ambientalmente el proyecto tiene viabilidad, pues los terrenos sobre los que se pretende construir están representados por agricultura en un 84% del trazo, el resto se debe a terrenos alterados por actividades antrópicas, donde la cobertura vegetal nativa ha sido desplazada por individuos florísticos en estado secundario que se encuentran dispersos, teniendo únicamente relictos de vegetación en las riberas de los cauces intermitentes y perennes".

Negativa hacia la realización del proyecto

El documento Manifestación de Impacto Ambiental, clave 21PU2012VD054, señala que personal que hizo una supervisión de campo constató que en localidades como San Martín Tlamapa, del municipio de Santa Isabel Cholula, existe poca aceptación hacia la realización de la obra.
"La negativa se manifiesta, en parte por la afectación directa en terrenos de cultivo, mismos que brindan una de las principales fuentes de recurso de las poblaciones que abarca el trazo ya que son, en varios casos, tierras para autoconsumo; aunado a esto, se muestra una resistencia debido a experiencias previas de la comunidad por el desarrollo de obras en esta zona, donde se llevan a cabo expropiaciones sin pagos justos de las tierras".
"También se presenta un matiz de naturaleza negativa debido a las afectaciones a terrenos agrícolas para la adquisición del derecho de vía; por lo que, existen algunos agricultores que presentan cierta oposición a la ejecución del proyecto".
El documento plantea que el ejecutor de la obra (el gobierno del estado) pague lo justo y a tiempo a los propietarios de los terrenos afectados.
"De instalarse las obras provisionales en terrenos agrícolas se deberá realizar la compensación económica correspondiente a la remuneración de sus cosechas por el tiempo que se pretenda emplear los terrenos. Los requerimientos de superficie agrícola deberán limitarse a lo establecido en el proyecto ejecutivo para evitar incrementar las afectaciones. También se deberá realizar el pago por los terrenos, casas o estructuras que se requieran expropiar para el nuevo derecho de vía. El documento hace énfasis que habrá expropiaciones de tierras para quienes se nieguen a vender sus terrenos o casas para el proyecto.

Al inicio será de un carril por sentido

El Libramiento Poniente contará con cinco distribuidores, el principal iniciará en el tramo de la autopista México–Puebla donde actualmente existe un distribuidor que tiene la función de desviar a los transportistas de hacia la carretera federal número 57 de cuota que llega a Tlaxcala y conecta con el Arco Norte, esta estructura será modificada, de tal manera, que permita la conexión del Libramiento con las carreteras que convergen en este punto.
Los cinco ramales planeados son: Autopista México–Puebla–Arco Norte (que iniciará en el kilómetro 0+000), Domingo Arenas (a partir del kilómetro 15+940), Aeropuerto (kilómetro 19+000), Autopista Siglo XXI (kilómetro 37+980). En una primera etapa se construirá un carril por sentido y en una segunda fase dos por sentido.
"El proyecto del Libramiento Puebla tiene por su ubicación un enfoque regional, donde se pretende crear mejores enlaces entre regiones económicas de los estados del centro con los del sur del país, al conectar vías generales de comunicación de gran alcance como la Carretera Arco Norte y la Autopista Siglo XXI".
El proyecto es de una carretera tipo A4s con un ancho de derecho de vía de 40 metros; pero su construcción se dividirá en 2 etapas, en la primera será una A2, con únicamente 2 carriles de 3.5 m de ancho cada uno mas acotamientos de 2.5 m a cada lado de la carretera, resultando en un ancho de corona de 12 metros.
Para la proyección de una carretera tipo A2 se consideró un tránsito vehicular diario promedio anual de 4 mil 200 vehículos y una velocidad de circulación promedio de 110 kilómetros por hora.
La segunda etapa se tiene planeada en base al crecimiento del tránsito vehicular, se espera tenga un incremento progresivo, que determine en aproximadamente 5 años o más la ampliación del libramiento de 2 a 4 carriles, para la cual, la sección de la carretera tendría de manera adicional 2 carriles mas a los existentes, con sus respectivos acotamientos a cada lado y un camellón central de 5 metros".