Integrantes de iglesias marchan y oran por NL

La Alianza Ministerial Evangélica de Monterrey convocó a los fieles a la “Marcha de Jesús” por avenidas del centro de la ciudad.

Monterrey

Para orar porque al resto del mandato el gobernador Rodrigo Medina tenga la fe necesaria para gobernar y porque al estado le vaya bien, unas cuatro mil personas provenientes de la iglesia Católica, bautistas, presbiterianas, metodistas y evangelistas realizaron la “Marcha de Jesús” este sábado por calles del centro de la ciudad.

Se trató de la edición 21 de este evento convocado por la Alianza Ministerial Evangélica de Monterrey, donde se dijo que el objetivo de este evento fue exaltar el nombre de Jesús, pedir por la autoridad, por la ciudad y por la familia, entre otras cosas.

Los temas principales fueron autoridades, familia, libertad, guerra espiritual, paz social, economía, salvación de las almas y el establecimiento del reino de Dios.

“Somos de varias denominaciones, somos varias iglesias, centros de fe, pentescostal, evangélicos, de todo. Somos todos evangélicos, cristianos.

El motivo es la marcha para Jesús, salimos de la Alameda desde las cinco de la tarde que estábamos allá y vamos a tener el evento desde las siete de la noche aquí hasta las 10 de la noche.

“Nada más (vamos) a orar por Nuevo León y los cantos para Dios. Somos varias iglesias, varias denominaciones, pero todas las iglesias somos para Cristo, nada más. Orar por Nuevo León, por todos los gobernantes, por todos” dijo una de las organizadoras del evento de nombre Blanca Aranda.

El evento arrancó en la Alameda Mariano Escobedo a donde invitaron a la senadora priista Cristina Díaz, a quien le impidieron hacer un pronunciamiento.

Posteriormente el contingente que fue reforzado por varios tráileres que llevaban en sus plataformas grupos musicales, continuó por Pino Suárez hacia el sur hasta llegar a Ocampo, por donde continuaron hacia el oriente hasta Zaragoza, para posteriormente continuar por Zuazua hacia el sur hasta llegar a la Explanada de los Héroes de la Macroplaza.

Cabe resaltar durante el recorrido cientos de automovilistas estaban molestos por el congestionamiento que se generó al paso de los fieles cristianos.

Además, en el evento en la Macroplaza imperó el desorden incluso un reportero y fotógrafo que cubrían el evento fueron corridos a empujones y empellones por parte de la propia Blanca Aranda y otra mujer bajo el argumento de que no estaban autorizados a estar en la Explanada de los Héroes, a pesar de ser un sitio público y que el único que podría dar permiso a los periodistas de estar ahí era un pastor de nombre Ricardo Ochoa.