Se solidariza Iglesia católica con caso de Ayotzinapa

El arzobispo Rogelio Cabrera espera que lo sucedido en Guerrero no sea una repetición de lo que están viviendo algunas familias regiomontanas, que años después continúan buscando a sus desaparecidos.
El arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López.
El arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López. (Carlos A. Rangel)

Monterrey

Sin importar el móvil o las razones por las cuales jóvenes de Ayotzinapa fueron desaparecidos a fines del mes de septiembre, es urgente que las autoridades resuelvan la situación y se les regrese con vida.

Así lo señaló el arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, en rueda de prensa tras su servicio dominical, en donde mencionó que es importante que el Gobierno mexicano haga caso de las exigencias que se están haciendo alrededor del mundo.

“A la autoridad le compete resolver esto, es lo que pide México y pide el mundo, que se sepa qué fue lo que llevó a esto y que se regresen vivos y que puedan regresar a sus hogares", expresó Cabrera López.

Recordó que la Iglesia católica de Nuevo León se ha solidarizado con familiares de personas desaparecidas, cuando hace tres semanas invitó a uno de estos grupos a que acudieran a la misa que se realiza temprano en la Catedral de Monterrey para oficializar un trabajo en conjunto, no sólo como apoyo espiritual, sino como palanca para ejercer presión sobre las autoridades locales para resolver casos de desaparición forzada.

Conforme a esto, señaló que esperan que lo sucedido en el estado de Guerrero no sea una repetición de lo que están viviendo algunas familias regiomontanas, que años después continúen buscando a jóvenes desaparecidos sin que haya respuesta o conocimiento de sus paraderos.

Cabe señalar que el arzobispo hizo un llamado a la sociedad a “velar por los derechos de los niños, adolescentes y jóvenes”. Señaló que tras la aprobación por parte del Senado de la República de ley de protección a éstos se han dado una serie de cuestionamientos entre los padres de familia y sociedad en general.

“Somos conscientes de la necesidad de legislar a favor de los más pequeños, de los adolescentes y de los jóvenes, buscando que se proteja ampliamente su bienestar y su desarrollo armónico en la familia y en la sociedad, pero también es importante que se escuche la voz de los padres de familia quienes, con justa razón, sienten que no se ha respetado el sentido original que se había propuesto en la redacción de esta ley”, mencionó.

Argumentó que se une al sentir de los padres de familia que se han mostrado preocupados y pide a los legisladores que se analice cuidadosamente el contenido de dicha ley para que “se realicen las correcciones necesarias, antes de la aprobación”.

“No podemos permitir que una ley tenga una redacción confusa, antes bien para lograr la implementación de la misma, ésta debe ser clara, y una vez aprobada debe contribuir al sano cumplimiento en bien de los ciudadanos”, aseveró el prelado.

De igual manera, recordó que en estos días arrancó la temporada de peregrinaciones en la ciudad, por lo que solicitó tanto a los que participan en ellas como a los automovilistas que se apeguen a las leyes de tránsito para evitar accidentes.