Huicholes crean autodefensas para restituciones en Huajimic

Ante la tibieza o indiferencia gubernamental, una vez que han roto pláticas con los posesionarios, los wixaritari optan por protegerse
Huicholes de San Sebastián Teponahuaxtlán crearon “la autodefensa wixárika” por conflicto por las tierras de Huajimic
Huicholes de San Sebastián Teponahuaxtlán crearon “la autodefensa wixárika” por conflicto por las tierras de Huajimic (Cortesía )

Guadalajara

Los comuneros de San Sebastián Teponahuaxtlán y su anexo Tuxpan (Wuaut+a – Tutsipa) no están dispuestos a permitir que los gobiernos federal y de los estados de Nayarit y Jalisco sigan “administrando” su conflicto por las tierras de Huajimic, y dado que la justicia agraria les dio la razón desde hace años, están preparando la ejecución de trece expedientes más con una presencia novedosa: una milicia propia, denominada por ahora “la autodefensa wixárika”.

La tregua con los posesionarios, que se oponen a las restituciones a menos que se les den compensaciones por un promedio de medio siglo de usufructo de 10 mil hectáreas, con el apoyo y la sanción de las autoridades nayaritas y federales, duró cuatro meses, sin ningún resultado, pues no hubo eco en los gobiernos. El pasado jueves 26 de enero, fue la última conversación en esta ciudad.

“En la última asamblea discutimos el surgimiento de la autodefensa wixárika, crear un grupo de comuneros decididos a defender las tierras, y cuidar la integridad física de los comuneros, porque el gobierno mexicano no nos garantiza seguridad y la comunidad tiene derecho a defenderse; tenemos ejemplos claros como los de los compañeros de Cherán y Ostula, en Michoacán; cómo ellos enfrentaron ese desafío y resistieron, y creo que el pueblo wixárika está listo para hacerlo; no una autodefensa que desafíe al ejército, sino que cuando el ejército no esté en la zona, el grupo de autodefensa haga los rondines, porque ya no vamos a permitir que un wixárika salga lastimado, que sea detenido o que sea secuestrado, en eso la comunidad está trabajando”, advierte el secretario de bienes comunales, Ubaldo Valdez Castañeda.

El planteamiento nace de las lecciones que les dejó la primera restitución, el pasado 22 de septiembre: aunque el Tribunal Unitario Agrario 56 de Tepic pidió apoyo de fuerza pública al gobierno federal y al del estado de Nayarit, éste nunca llegó, lo que derivó en una exitosa pero tensa ejecución, y posteriormente, el bloqueo del camino por los posesionarios de Huajimic, que impidieron pasar al personal judicial y a los vehículos de los medios de comunicación por más de cinco horas en una de las zonas más aisladas del occidente del país (ver MILENIO JALISCO, 23 de septiembre a 1 de octubre de 2016).

Durante el evento, el personal policiaco de La Yesca y patrullas de la Fiscalía Estatal de Nayarit permanecieron como espectadores, hasta que arribó el fiscal general de ese estado, Édgar Veytia, cuya presencia ocasionó la automática apertura del bloqueo.
La actuación de ese personaje nayarita genera suspicacias en las autoridades de Wuaut+a. “Tenemos informes de que se estuvo reuniendo con los posesionarios, con algunos de ellos, y que les dio ideas para sembrarnos delitos; primero, de acusarnos de robo de ganado, luego, les dijo: ‘ustedes siembren amapola en sus tierras y acusan a los huicholes de narcotráfico’ […] nosotros queremos que se investigue la actuación de Veytia, porque quiere criminalizarnos”, coincide Valdez Castañeda con el presidente de la comunidad, Miguel Vázquez Torres.

“Yo solicito que se reserven los nombres de los posesionarios que nos lo dijeron, pero a ellos les dijo: ‘ustedes tranquilamente siembren amapola, siembren marihuana, y nosotros ya entramos, y acusamos a los indígenas’; estamos alertas ante eso”, agrega Valdez Castañeda.

SIN CONFLICTO

Los aborígenes de la Sierra Madre Occidental no pretenden entrar en conflicto con las instituciones del Estado mexicano, pero destacan que los tres asentamientos en la zona de Huajimic, viven bajo un virtual estado de sitio: se les impide el libre tránsito, se les niega la venta de alimentos y existe la amenaza de que sean retenidos, como sucedió los días 23 y 24 de septiembre con dos comuneros que acudieron a comprar víveres a una tienda de la población nayarita.

Todo eso, bajo la presunta complacencia del Ayuntamiento de La Yesca y del gobierno nayarita, mientras Jalisco escuda su omisión a intervenir en que no está dentro de sus linderos la tierra en conflicto, destacan los dirigentes. Independientemente del caso de límites, la jurisdicción agraria es federal, y numerosas comunidades indígenas y ejidos mexicanos tienen tierras de forma perfectamente legal entre dos estados. Es decir, no es un asunto inusual.

“Pero con la lógica de invasores de Jalisco, tratan de pervertir el asunto; la realidad es que nuestros ancestros ya tenían esa superficie antes de que existieran los estados de Jalisco y Nayarit, y por si hiciera falta, tenemos nuestros títulos virreinales”, que datan de la primera mitad del siglo XVIII.

- ¿El punto de atención de la autodefensa será Huajimic?

- Así es, es el punto de atención, inicialmente. Pero es una propuesta de largo plazo. Nace a raíz de este movimiento agrario, tiene que salvaguardar la integridad a nivel comunal, pero tenemos también problemas de abigeato, de robos, y creo que el Estado mexicano no hace lo que le corresponde, no nos atiende; van, hacen nomás su caravana y se salen, pero los problemas ahí se nos quedan, por eso hemos considerado trabajar con esta nueva propuesta de trabajo, no somos criminales, tenemos derecho a defendernos.

- ¿Y estarán armados?

- Nos vamos a armar con todo, con machetes, con hacha, con lo que sea. No hemos tenido pláticas con el gobierno estatal ahora, pero cuando entramos como autoridades tuvimos varias entrevistas con gente de la fiscalía, cuando estaba el señor Luis Carlos Nájera. Él nos hizo una propuesta que acabo en nada. Que los propios wixaritaris mandáramos elementos a fiscalía para que fueran capacitados y se desempeñaran en la propia fiscalía, y luego se iban a ir a la zona norte para cuidar a las comunidades. La verdad, fueron cinco pero nomás los tenía de porteros.

Otra petición fue poner una base en la zona de Tuxpan-Mesa del Tirador. “Pero Alejandro Solorio nos contestó que no había presupuesto…”.

Ahora, siguen los dirigentes, “no le vamos a pedir permiso a la autoridad para portar machetes o lo que haga falta, y de forma completamente autónoma […] es lo que hemos valorado, porque a nosotros después del 22 de septiembre nos han criminalizado, que Miguel y yo estamos secuestrando, que ya andamos con los carteles; pero la verdad es que nuestra lucha tiene nombre; nos vamos a defender, no vamos a permitir que un solo comunero ni un solo indígena sea abusado o maltratado, y no vamos a detener las restituciones, son tierras de nosotros”.

SEDATU omisa

Los esfuerzos entre los representantes de los posesionarios de Huajimic y las autoridades comunales de San Sebastián-Tuxpan por lograr una entrega pacífica de los predios restituidos quedaron en nada. Se trabajó con los gobiernos de Nayarit y Jalisco, pero los dirigentes de Wuaut+a-Tutsipa tienen la impresión de que sólo hubo verborrea y afán de ganar tiempo.

“El planteamiento conjunto era muy simple y claro: que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano [Sedatu] reconociera la conflictividad social del problema e interviniera con el Cosomer [Conflictos Sociales en Medio Rural] para buscar indemnizar a los particulares; nosotros arrastramos las consecuencias de sdta hostilidad, pero no vamos a estar dispuestos a ceder porque son tierras de la comunidad”, explica Ubaldo Valdez.

De las alrededor de 10 mil hectáreas que deben ser reintegradas, apenas han regresado 190. “Pero fue el principio y para nosotros era muy importante comenzar. Ya no vamos a parar”.


CLAVES

Contextos

*La Sierra Madre Occidental, la cadena montañosa más larga de México, ha sido refugio histórico de pueblos indios tras los procesos de conquista. La conquista de El Nayar, la gran provincia indígena dominada por los náyeris o coras, el "hermano mayor" de tepehuanos (O'dam) y huicholes (wixaritari), en la segunda década del siglo XVIII, derivó en la ocupación del núcleo central de esa civilización, y políticas de amenaza y distensión con sus vecinos. San Sebastián (Wuaut+a) fue reconocido y recibió títulos virreinales en 1718

*El decreto presidencial en 1953 a favor de San Sebastián Teponahuaxtlán (Wuaut+a), es la base de las reclamaciones de la tierra que en su momento el rey español había titulado, y les fueron arrebatadas entre el siglo XIX y el periodo previo a la revolución de 1910

*Waut+a ha podido recuperar judicialmente más de 200 de 320 Km2 invadidos. La fortaleza jurídica es el principio elemental de que “el primero en tiempo es primero en derecho”, y además, que en México, los derechos agrarios no prescriben

*Los derechos de los posesionarios datan de una escritura del año 1906, y han sido siempre alentados por el gobierno nayarita. Esto explica el conflicto del pasado 22 de septiembre de 2016, y las advertencias al personal del tribunal y a los defensores de los comuneros de que no regresen a nuevas restituciones

MC