Hospitalizan a dos huelguistas de plantón en Valles

Debido a complicaciones en su salud, los manifestantes fueron enviados a un nosocomio, tres personas continúan con las exigencias.
Los tres manifestantes continúan con sus exigencias.
Los tres manifestantes continúan con sus exigencias. (Imelda Torres)

Ciudad Valles

Gerardo Izaguirre Cruz está desempleado, mantiene a sus dos hijos y esposa con los 110 pesos diarios que le da su hijo por ayudarle a vender chicharrones de puerco en bolsa casa por casa.

Hace 18 años estaba feliz porque por fin después de tantos sacrificios pudo hacerse de un patrimonio; sacó su casa con Infonavit, que le costó 95 mil pesos en ese tiempo.

Por 12 años el instituto le estuvo descontando 915 pesos mensuales de su trabajo como empleado de una carnicería, donde ganaba 800 pesos a la semana y hoy el mismo instituto le dice que debe 397 mil 926 pesos que tiene que pagar de inmediato si no se la van a quitar. Al quedarse sin trabajo ya no pudo pagar, y hoy es la cantidad que le exigen para no perderla.

Su casa está en el fraccionamiento Lomas de San José, es de dos recámaras, baño, cocina y un patio trasero de metro y medio de ancho. "Se trasmina y las puertas ya se cayeron", mencionó.

Él es uno de los tres usuarios de Infonavit que hasta la tarde de este miércoles seguían en huelga de hambre afuera de la oficina del instituto ubicada en el bulevar México – Laredo.

Empezaron cinco pero dos se pusieron muy mal al bajarles la presión e incluso vomitar, por lo que les pidieron se fueran al médico.

José Inés Velázquez Montes, integrante de la asociación Frente de Defensa de la Vivienda Popular dijo que la cifra de personas que están en situación similar, al menos casos conocidos, ya rebasa los 500 solo en Valles. La mayoría quedó desempleado y ya no pudo pagar puntualmente, por lo que los intereses elevaron estratosféricamente la deuda.

Ricardo Cortez dice que a él le falsificaron la firma y le cometieron fraude porque según hizo un convenio y ahora le reclaman el pago de 390 mil pesos.

Lázaro Rodríguez dice que se quedó sin trabajo y dejó de pagar, pero desde hace un año nuevamente empezó a cotizar. Le piden 25 mil pesos para "ponerse al corriente", pero apenas gana mil pesos a la semana en una empresa de limpieza, tiene esposa y un hijo en la universidad.