Hoteles a la mitad; regios invaden comercios del centro

En los días Santos la mayoría de estos negocios del primer cuadro de Monterrey se vieron medio vacíos, a diferencia de las tiendas de ropa.

Monterrey

Esta Semana Mayor en Monterrey el 98 por ciento de los hoteles del centro de la ciudad, lucieron a la mitad de su capacidad, la excepción fue en el de mayor tradición que tuvo cupo completo.

Efectivamente, el Hotel Ancira tuvo lleno completo en sus 182 habitaciones, en cuatro de los cinco pisos, debido a que 600 integrantes del grupo de cristianos "Iglesia de Jesucristo", celebró ahí su convención anual.

El quinto piso de ese lugar está en rehabilitación, por lo que, en total, solo 182 de 244 habitaciones están disponibles, de acuerdo con la información que nos proporcionó la gerencia.

En los demás hoteles del centro, como el Ambasador, Crowne Plaza, entre otros, la ocupación fue desde un 30 a un 45 por ciento, según lo que nos informaron los encargados de cada lugar.

El contraste, en los dos días santos (jueves y viernes) se advirtió en toda el área comercial del corazón de Monterrey un importante abarrotamiento, desde Plaza Morelos, Juárez, Padre Mier y los centros comerciales Interplaza y Plaza México.

Los establecimientos comerciales estuvieron a tope, tanto los de las arterias referidas como los de los centros comerciales, inclusive la Plaza de la Tecnología.

Algunos comerciales, los que venden ropa en particular, estaban de plácemes porque elevaron sus ventas luego de la sequía que hubo, posterior a las compras de navidad y fin de año.

Desde luego que si antes los artículos que se vendieron correspondían a los de temporada invernal, ahora los que reclamaban son los de ropa ligera de verano.

En donde las ventas fueron en la misma proporción que en noviembre y diciembre, fueron en aquellos en los que se expende todo lo relacionado con la telefonía celular y artículos propios de la tecnología moderna.

Para muchos comerciantes fue, por los resultados en sus ventas, una magnífica Semana Santa, en tanto que los hoteles con sus contadas excepciones, mantuvieron una poca ocupación.

Y la tradicional Calzada Madero, como Colón, no fueron la excepción, pues lucieron con mucha afluencia, desde Álvarez hasta Zaragoza, eran romerías de gente.

Y en el mismo barrio El Nacional, donde prolifera el vicio y la prostitución, el Mercado del Norte que todavía existe, se vio muy concurrido.

Bueno, y con relación a las damiselas (y uno que otro travesti) que deambulan por ese sector, pues por respeto a los días santos, hubo abstinencia de muchos.