Ni jeringas tienen en el Hospital General de Madero

La institución está en el abandono y sumergido en una crisis desde hace más de un año, lo cual no permite trabajar en buenas condiciones, señaló una de las trabajadoras.

Francisco I. Madero, Coahuila

El Hospital General del municipio de Francisco I. Madero, está en el abandono y sumergido en una crisis desde hace más de un año, lo cual no permite trabajar en buenas condiciones, según comenta una de las trabajadoras.

Durante la tarde, una pequeña de cuatro años comienza a arder en fiebre, su madre, desesperada la lleva al hospital general, ya que no cuenta con seguro social.

"Hasta las jeringas tenemos que comprar porque ya ni eso tienen, a la buena de Dios nos dejan".

Al llegar al área de urgencias tiene que esperar a ser atendida durante más de una hora, su hija cada vez empeora , tiene 39 de temperatura y aún falta que tres personas más entren al único consultorio funcionando.

Una enfermera fue quien decidió alzar la voz, los trabajadores están cansados, no cuentan con insumos ni para curar una cortada, situación que cada vez es más crítica y aunque las aproximadas 150 personas que trabajan ahí, reciben su sueldo con normalidad, la situación se volvió indignante.

"Tenemos planeado hacer un paro laboral este miércoles, ya no podemos seguir trabajando así, no hay nada en el hospital y permaneceremos en paro hasta ver una solución, atenderemos solamente a quienes lo necesiten con más urgencia", comentó la enfermera.

En la sala de espera de urgencias, algunas señoras manifiestan su molestia, tienen que pagar todos sus medicamentos ya que de nada les vale contar con seguro popular.

Al acudir por una enfermedad gastan alrededor de 500 pesos en todo lo que necesitan, "hasta las jeringas tenemos que comprar porque ya ni eso tienen, a la buena de Dios nos dejan", sus versiones reafirman las del personal del lugar.

De pronto la puerta del consultorio se abre, una joven embarazada sale y se sienta, dice que escuchó las quejas de las señoras, se ve débil pero aún le queda tiempo para hablar sobre su caso.

"Hace poco vine porque me sentía mal y me hicieron un ultrasonido, al principio batallaron, no tenían el gel que te ponen en la panza, (se ríe) me tuvieron que poner jabón, imagínense, ya ni eso tienen".

"Yo traje a mi niña porque está enferma, está ardiendo en temperatura y ya mejor se quedó dormida, pero luego de que me la atiendan voy a salir y no van a tener medicina aquí, ni una paracetamol, si yo no traigo dinero, ¿cómo le hago? ¿así dejo a la niña o qué?".



dcr