Despiden con homenaje al 'Profe Chuy'

Jesús Arellano vivió su vocación de maestro rural por más de 30 años en el ejido El Cambio, y este lunes fue despedido entre aplausos y música para ser recordado por siempre.

Torreón, Coahuila

Hace 30 años, cuando llegó a trabajar a la escuela primaria del ejido El Cambio, municipio de Torreón, el profesor Jesús Arellano Hernández nunca imaginó que un día iba a ganarse el corazón de ese pueblo.

Esta soleada mañana su comunidad le brindó un sentido y sincero homenaje en la explanada de la escuela “Lázaro Cárdenas del Río”.

El profesor Arellano Hernández murió la mañana del domingo tras una grave enfermedad que lo alejó de su trabajo docente durante varios meses.

Al profesor se le recuerda por su buen trato a todos los alumnos

A pesar de la situación física en la que se encontraba, hasta el último de sus días tuvo la ilusión de regresar a El Cambio, con sus alumnos, con sus compañeros maestros y con todos los pobladores.

Volver a esa escuela que pisó por primera vez a mediados de los años ochenta y en la que, desde entonces promovió permanentes mejoras tanto a las instalaciones, como en lo académico.

Los que lo conocieron recordaron su trato siempre humano hacia los niños, incluso contaban cómo varias veces aportó de su sueldo para comprar algún cuaderno o lápices para los niños que lo necesitaban.

Nacido en Torreón el 16 de abril de 1957, estudió en la Normal “Lázaro Cárdenas del Río”, de Lerdo, Durango, el mismo nombre de la escuela rural en la que fue profesor de quinto y sexto año y posteriormente director.

A pesar de las oportunidades que se le presentaron para trabajar en escuelas de Torreón, bajo ninguna circunstancia quiso dejar su lugar donde desarrolló su vocación como maestro rural.

- Jesús Arellano Hernández…Presente! Gritaron los cientos de asistentes durante al pase de lista

Gracias a esa entrega, las autoridades ejidales, los maestros, los alumnos y ex alumnos del “Profe Chuy” lo despidieron en medio de aplausos y tambores de la banda de guerra.

Encabezados por el Comisariado Ejidal Roberto Godinez, los asistentes dedicaron un minuto de silencio a la memoria del profesor luego de los honores a la bandera. Los alumnos portaban el uniforme diseñado por el maestro.

Un conjunto musical hizo emotivo el momento cuando entonó 'Amor Eterno' y su alumno Jair le cantó 'El Pescador'

Presentes en el homenaje estuvieron su esposa, María del Rosario González Castañeda, sus hijas Reyna Elizabeth, Irlanda y América del Rosario Arellano González, además de su mamá, la señora Rebeca Hernández y sus hermanos, familiares y amigos.