Sayula reflexiona sobre su historia y personajes ilustres en vísperas de su Carnaval

Rodrigo Sánchez, cronista del municipio sureño, prepara una revisión de la historia de la región desde la época prehispánica hasta el año de 1917. El centenario de Juan Rulfo propiciará nueva ...
Sayula, Jalisco
Sayula, Jalisco (Milenio)

Guadalajara

Visitar Sayula en estos días es acceder a los pequeños placeres que muchos pueblos de Jalisco ofrecen y algo más. El clima, la hospitalidad de sus habitantes, algunos platillos que hacen particular su gastronomía y algunos sitios importantes por su trascendencia histórica y cultural, a todo esto debe añadirse que se trata del pueblo en el que existe un acta que hace constar que el destacado escritor Juan Rulfo nació ahí. Más allá de controversias en torno a este hecho, la celebración del centenario del autor de Pedro Páramo ha causado revuelo en algunos sectores de la población y dejará huella en diversos aspectos: La construcción de un Centro Cultural que lleva el nombre de El Páramo, la instauración de una estrategia turística titulada El Realismo Mágico de Rulfo, que implica la colaboración con los ayuntamientos de Tuxcacuesco, San Gabriel y posiblemente Tonaya, así como la oportunidad para que cronistas como Rodrigo Sánchez haga una revisión de la historia del lugar desde su fundación hasta 1917, por mencionar algunos aspectos.

Este medio visitó la ciudad que se encuentra a 40 kilómetros de Guadalajara y que se erige como una de las puertas a la mítica región del Sur de Jalisco. A los sayulenses les preocupan los cañones antigranizo que dicen utilizar algunos sembradores de aguacate y que hacen que no llueva en la región, les preocupa el gasolinazo, en lo que va desde el anuncio del alza de la gasolina, al menos dos ocasiones han marchado miles de personas a manera de protesta. También, aunque algunos se muestran entusiastas por los pocos días que faltan para la celebración del centenario de su carnaval, a otros les preocupa que esta fiesta, una de las más importantes a lo largo del año además de la Feria de Ramos, vuelva a resultar un fracaso financiero, tal y como viene sucediendo "desde el año en que las autoridades comenzaron a organizarlo, según explicó Fernando Valencia, otrora presidente del comité del Carnaval de 1973 y otros.

"Antes cuando lo organizábamos los particulares, siempre quedaba un remanente que se utilizaba en obras sociales", como la pavimentación de la Calzada del Ejército, de la carretera al camellón, la compra de un terreno para un kínder o el apoyo directo en efectivo a escuelas como la Lauro Valdovinos y Jacinto Cortina". Otros tiempos, temas como estos son los que se pueden charlar con los lugareños en la plaza, el mercado, la cantina o el café"

Generalidades

Sayula se llamó primitivamente Tzaulan, degenerando el nombre al paso de los años en Zaulan, Soalán hasta tomar la actual denominación. Sayula es palabra castellanizada y tergiversada por los conquistadores, que se deriva de la voz mexicana Sotyólmet que significa: "lugar de moscas"

En 1521 Alonso de Ávalos llegó a esta zona por el rumbo de Mazamitla.

Una Real Cédula del 22 de diciembre de 1522 dice que Don Alonso de Ávalos fundó la ciudad de "Sayula como capital de la Provincia de Ávalos". Pasó luego a ser dependencia de la Nueva Galicia, sujetándose a Compostela en 1549 y a Guadalajara en 1580

En 1824, por decreto del 27 de marzo, Sayula se convierte en cabecera de uno de los 26 departamentos en que se dividió el estado de Jalisco; comprendiendo los pueblos de Atoyac, Amacueca, Tepec, Usmajac, Cuyacapán y Tapalpa. En esa misma disposición se le otorgó a Sayula el título de ciudad

Algunos sayulenses destacados: Severo Díaz Galindo, astrónomo; Francisco Cárdenas Flores, compositor; Lucio Montes, compositor; Francisco Cárdenas Larios, compositor; José Vázquez Schiafino, ingeniero y astrónomo, Juan Rulfo, escritor; José Guadalupe Montenegro, político y militar; Jacinto Cortina Mera, político.

Los Museos con los que cuenta Sayula son el Museo Regional de Arqueología y el Museo de Arte Sacro con sede en el Convento Franciscano. En él se exhiben cerca de 50 óleos, figuras y objetos religiosos
El Tzaulán, la Provincia de Ávalos y Juan Rulfo

Para Rodrigo Sánchez, el cronista joven de Sayula, a esta ciudad hay que verla como lo que fue algún tiempo: El último bastión de la Corona Española al lado de Colima, una ciudad importante fundada antes que Guadalajara "por los Ávalos que eran gente de Hernán Cortés y por eso perteneció en un inicio a la Nueva España". En esto coincide con Federico Munguía, el cronista veterano de Sayula quien incluso tiene un libro que se llama La Provincia de Ávalos y que recuerda el titulo, se lo debe a Juan Rulfo. "Yo le iba a poner Historia de la antigua población Sayula capital, a lo que me respondió que eso no vendía y que estaba muy largo, tiene que ser una cosa cortita, me dijo y como él intercedió para que pudiera editarlo, me hizo una jugada que igual no tiene importancia, el puso el nombre que él quería en la parte exterior y al interior del libro en la primera página viene el título que yo propuse", recuerda.

Sánchez, se ha propuesto hacer otra relectura de la historia de Sayulaa partir de lo ya realizado por Munguía y otras fuentes. Comentó que está proyectando el libro Sayula: El mítico Tzaulán al Sayula de Juan Rulfo, que será un recorrido detallado por la historia de Sayula". Para muestra basta un botón el tema traerá datos como una investigación de la genealogía de Juan Rulfo. "Encontramos en archivos parroquiales referencias de la familia en Querétaro y Lagos de Moreno desde 1820. Los primeros Rulfo vivieron antes en Ciudad Guzmán a principios de siglo ahí nacieron algunos de los tatarabuelos de Rulfo a uno le dieron una escribanía en Sayula y se vino a vivir aquí, su hijo se casó y nació la abuela de Juan Rulfo, luego se casaría aquí su mamá María Rulfo Navarro con Severiano Pérez Jiménez de Lagos de Moreno, aquí nacería Juan Nepomuceno Pérez Rulfo que se casaría con la hija de Carlos Vizcaíno, llamada María Vizcaíno. Todo podría parecer que esa boda fue un acuerdo entre terratenientes para acrecentar su fortuna: Los ricos Pérez Rulfo de Sayula se emparentaron con los Vizcaíno riquísimos del Llano. Juan Rulfo era hijo y nieto de una de las personas más ricas del Sur de Jalisco" dijo.

El Páramo, el Jardín Celso Vizcaíno y la reedificación de sus fincas

El patrimonio arquitectónico en Sayula la modificación que se hace en él, es algo que siempre está en constante movimiento. El Ayuntamiento impulsa la creación del Centro Cultural Páramo, en el sitio que antes fue el parque Celso Vizcaíno y que en la década de los cuarentas se quitó para construir un Jardín de Niños.

El proyecto de Orozco plantea derribar esa construcción para apropiarse de un espacio "que una vez fue público".

La Dirección de Patrimonio Artístico e Histórico de la Secretaría de Cultura a través de su titular Julio César Herrera Osuna, ha manifestado que de acuerdo a las normas vigentes de protección del patrimonio, tendría qué hacerse una modificación del proyecto para el cual se tiene un fondo inicial de cerca de 4.5 mdp.

Los toros, El Carnaval y su sentido social que vino a menos

A Fernando Valencia le tocó organizar el Carnaval de 1973, se trataba del 50 aniversario de esta fiesta que comenzó en 1917 a iniciativa de las familias adineradas de Sayula, entre ellas los Rulfo.

Eran fiestas en casas particulares, fue hasta 1923 que se comenzaron a coronar reinas y la fiesta se abrió al pueblo. "Amelia Anaya de Arteaga fue la primera, era mi tía,en el 73 me tocó invitar a todas las reinas coronadas hasta el momento, tuve la suerte de que estuvieran todas vivas y asistieran, fue algo muy emotivo verlas entrar en el recibimiento a todas".

Valencia recuerda que los bailes y recibimientos se hacían en el casino Mario Moreno Cantinflas, y después se cambió al Club de Leones, pero no se descuidaba el sector popular, había bailes populares. Las mismas orquestas que tocaban en los recibimientos de paga tocaban en el auditorio. Se rifaban viajes, bicicletas, la gente colaboraba porque lo que quedara era de beneficio social.

Venían personalidades importantes Cantinflas vino a inaugurar ese teatro que se construyó en honor a él. Se construyó a través de aportaciones de la sociedad civil. Las fiestas de toros tenían mucho auge, aquí toreó Silvetti, El Soldado, Capetillo. Todo decayó a partir de que intervino el ayuntamiento, desde hace 14 años más o menos. En el último carnaval el ayuntamiento perdió casi un millón 800 mil pesos. Un carnaval se pierde si tienes mala organización o tienen las uñas largas", continuó Valencia. Es cierto que algunos comités no dieron buenas cuentas pero fueron pocos. La mayoría dejamos buenas utilidades.

Vestigios históricos, tan lejos, tan cerca

En Sayula hay varios vestigios de centros ceremoniales que datan de la época prehispánica y que han sido localizados en los lugares conocidos como Santa Inés y Tepalcatera (Cerrillos), sin embargo algunos de ellos son de difícil acceso por encontrarse en zonas particulares y por lo mismo casi desconocidos para el común de los visitantes y varios de su pobladores, un dato que ratificó Rodrigo Sánchez, cronista de Sayula.

La plaza principal, sus arcos, el templo de la Inmaculada Concepción que data del siglo XVIII, el Santuario de Guadalupe, el Convento Franciscano, las ruinas de San Roque son tan solo una muestra de lo que queda de la ciudad y de lo que fue. Por ejemplo muchas casonas del primer cuadro del Centro Histórico a partir de la Ley Lerdo, pasaron a ser particulares como la Casa Histórica de Asistencia Social y una finca al lado de la actual Casa de la Cultura en la que de acuerdo a algunos documentos y lo que se puede constatar en sus muros, fue la primera cárcel de Sayula.

Actualmente la finca está siendo restaurada, y se utilizará como casa particular.

Mucha de la riqueza patrimonial arquitectónica continúa transformándose, y es parte del uso común. En Sayula es posible vivir en casonas españolas del siglo XVIII que han sido transformadas y cuentan hasta con su propia capilla y recubrimientos de piezas de Epigmenio Ibarra, autor según Sánchez de los azulejos con los que fue recubiertas las torres de la la Catedral de Guadalajara y una remembranza de la tradición alfarera que en algún tiempo fue referente internacional gracias a manos tan talentosas.