Hipoglucemia, la otra cara de la diabetes no controlada

Hasta cinco de cada diez pacientes tratados con insulina pueden presentar crisis por baja de glucosa, por una dieta insuficiente o un mal tratamiento.
Dolor de cabeza, somnolencia y debilidad son algunos de los síntomas
Dolor de cabeza, somnolencia y debilidad son algunos de los síntomas (Especial)

Guadalajara

Así como el disparo del nivel de azúcar en la sangre provoca crisis que llevan a un paciente diabético al hospital, la otra cara de la diabetes no controlada es la hipoglucemia. Inoportuna, molesta y potencialmente de riesgo. Es un trastorno que se caracteriza porque disminuye la glucosa por abajo del límite normal, es decir, menos de 70 mg/dl de sangre, y en casos severos puede llegar a comprometer hasta la vida.

Estos episodios de hipoglucemia producen síntomas que van desde sudoración, escalofríos, taquicardia (latidos cardíacos rápidos), sensación de hambre y náuseas; mareos, somnolencia e irritabilidad hasta visión borrosa, aumento de peso, discapacidad para valerse por sí mismo, confusión y en el extremo, reducción de la función mental y demencia.

Las personas que viven con diabetes y se encuentran bajo tratamiento farmacológico, pero no mantienen el control de glucosa, son propensas a presentar estas crisis, particularmente durante la noche, fenómeno conocido como hipoglucemias nocturnas, el cual genera gran inquietud entre los pacientes, señaló María Elena Sañudo, endocrinóloga y médico internista con quince años de experiencia en la materia.

Afortunadamente la mayoría de las crisis de hipoglucemia son leves y ante ellas el paciente debe consumir algún alimento o bebida que le proporcione nuevamente glucosa a su organismo para impedir algo más grave. Sin embargo, por debajo de 54 mg/dl de sangre hay un problema de hipoglucemia grave. "Si el paciente pierde la conciencia o debe ser asistido por un tercero, estos eventos pueden llevarnos a una fatalidad", apuntó la entrevistada.

La reducción de la glucosa por debajo de lo normal se presenta cuando estando bajo tratamiento médico para controlar la diabetes no se comen los alimentos suficientes y por tanto no se obtiene el aporte suficiente de azúcar: si el paciente deja de consumir alimentos o se somete a un ayuno prolongado; si no es disciplinado con sus horarios, por ejemplo si le toca a comer a las dos de la tarde, pero lo hace a las cinco o no lo hace; y si no tiene colaciones entre comidas, refirió Sañudo.

También se puede presentar un baja de glucosa por enfermedades asociadas que causen náuseas, vómito y diarrea pues estas afecciones hace que disminuya el aporte de calorías, acotó.

Otro fenómeno es cuando se asocian medicamentos para tratar la diabetes con otros fármacos que pueden inducir más hipoglucemia, como algunos antibióticos; cuando los pacientes hacen ejercicio en exceso, al que no están acostumbrados, y no tomaron una colación antes de hacer ejercicio. "Eso consume también rápidamente sus calorías y puede desencadenar también hipoglucemia", dijo.

"Siempre hay que evaluar la causa porque si es un evento repetitivo, se debe evaluar si el tratamiento para la diabetes no está siendo demasiado estricto", refirió. De hecho, cada persona reacciona a la hipoglucemia de forma diferente, y por lo tanto debe aprender a reconocer sus propios síntomas cuando los niveles de azúcar en sangre estén bajos.

Dependiendo del tipo de terapia bajo el que se encuentran hasta 50 por ciento de los pacientes van a desarrollar cuadros de hipoglucemia; en algunos casos tres de cada diez pacientes y en el caso de los que se aplican insulina, el riesgo puede ser de cuatro a cinco de cada diez.

Se calcula que 50 por ciento de los pacientes no tienen control de sus niveles glucémicos –citó- entre otros factores, por temor a la hipoglucemia nocturna, como efecto secundario de algunos tratamientos actuales.

"Es por eso que tenemos que desarrollar medicamentos más poderosos que eviten el riesgo, que no permitan estos 'picos' de alza y disminución de glucosa y que el paciente esté mucho más estable. De hecho, con la nueva generación de insulina con la que contamos hoy, disminuye hasta un 40 a 50 por ciento el riesgo de hipoglucemia en los pacientes sobre todo durante la noche", describió la endocrinóloga.

A la molécula de estas insulinas se le hicieron modificaciones para tener mayor estabilidad y menor riesgo. "Cuando se aplica la inyección subcutánea de insulina en abdomen, brazo o pierna, la solución se absorbe de manera mucho más estable, continua y parejita y eso ayuda a que no se generen estas subidas y bajadas", explicó de manera muy somera.

Con esta insulina, los pacientes alcanzan hasta 36 horas de control glucémico y reducen el riesgo de hipoglucemia nocturna. En México el fármaco ya está disponible en farmacias desde el pasado mes de enero.

"La insulina es una hormona que producimos todos y no está contraindicada. La debe consumir forzosamente cualquier persona con diabetes tipo I (insulino dependiente) y es una buena alternativa para los pacientes con diabetes tipo II que no alcanzan las metas de control de glucosa", mencionó, tras admitir que ciertamente prevalecen mitos y temores, pero que se ha demostrado con estudios científicos que incluso su administración temprana brinda un mayo éxito en el control de pacientes con diabetes tipo II.

El reto principal es que en México, sólo el 25 por ciento de los 6.4 millones de adultos mexicanos que estaban diagnosticados con diabetes presenta un buen control metabólico, de acuerdo con datos de la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición disponible (Ensanut, 2012).

Ante este panorama, la endocrinóloga María Elena Sañudo invitó a los pacientes a mantenerse informados y actualizarse continuamente en cómo prevenir y tratar esta enfermedad, para mantener su calidad de vida.

Para concluir resaltó que "es fundamental que los pacientes acudan periódicamente con su médico quien les debe dar la pauta del tratamiento que requieren y mejor les va a ajustar a su perfil de vida".

Claves
Hipoglucemia


Es una condición que se caracteriza por niveles de glucosa por debajo de lo normal (menos de 70 mg/dl).

La hipoglucemia puede derivarse de la falta de alimentos suficiente, por un tratamiento mal administrado (una reacción a la insulina) u otra enfermedad o fármaco que también induzca a la reducción de glucosa.

Si usted presenta síntomas y usted no puede revisar sus niveles de azúcar, trate la hipoglucemia de inmediato. Empiece por comer algo que le aporte la glucosa.

Una hipoglucemia severa puede causar accidentes, coma y la muerte.

Síntomas

Sudoración
Escalofríos
Hambre
Mareos y náuseas
Latidos cardíacos rápidos
Somnolencia
Visión borrosa
Temblores
Irritabilidad
Confusión
Dificultad para hablar
Sensación de ansiedad o debilidad
Hormigueo o entumecimiento de los labios o la lengua
Dolores de cabeza
Debilidad o fatiga
Pesadillas
Pérdida del conocimiento

Tratamiento

Consumir de 15 a 20 gramos de carbohidratos. Ejemplos:
Tabletas de glucosa (siga las instrucciones del envase)
2 cucharadas de pasas
4 onzas (1/2 taza) de jugo o soda regular (no de dieta)
1 cucharada de azúcar, miel o jarabe de maíz

Revisar sus niveles de glucosa. Si después de 15 minutos la hipoglucemia continua, repita

Una vez que la glucosa en la sangre vuelve a la normalidad, comer algo.

Si estas crisis ocurren con frecuencia, podría requerir cambiar plan de tratamiento.

Fuente: http://www.diabetes.org