CRÓNICA | POR LUCERO REYES

“Tenía miedo, incluso a los que me rodeaban”

El embarazo riesgoso que enfrentaba Laura fue el detonante para que decidiera tratarse con hipnosis inducida para frenar los fuertes dolores que sentía, ya que el paracetamol no le hacía efecto, mientras que Lulú buscaba superar su matrimonio, incluso luego del divorcio pudo tener tranquilidad con su ex esposo

Mujeres en etapa maternal utilizan la hipnosis para alividar dolores.
Mujeres en etapa maternal utilizan la hipnosis para alividar dolores. (Especial)

Tampico

Laura es una de las primeras pacientes del psicólogo Oscar, quien al presentar problemas en su embarazo, a los cinco meses de gestación de su hijo se enteró del tratamiento de hipnosis inducido, que en aquel entonces apenas comenzaba a trabajar Oscar.

"Perdía muchos días por incapacidad, además era mi primer embarazo y no quería perderlo"

Platica que a través de su esposo se enteró de este procedimiento, y por el temor de perder a su bebé confió en que podría ser efectivo, ya que hasta el momento había perdido la cuenta de las ocasiones que visitaba el hospital, en el cual tardada horas para que la atendieran, para que al final sólo le recetaran paracetamol.

Y es que por su estado, no podía tomar otro medicamento para calmar el dolor que le provocaban las contracciones, al querérsele adelantar el parto.

Ella comenta que la dificultad fue por incompatibilidad de sangre, por lo que al visitar a Oscar, le explica de qué se trataba la hipnosis, una técnica que por medio de la relajación él va induciendo al sueño a través de la imaginación, donde pide se imaginen paisajes para obtener una concentración.

Laura dice que su situación en aquel entonces fue bastante difícil, porque los dolores que tenía no le permitían ni caminar, por lo que desde la primera visita pudo tener gran avance, ya que en aquel entonces desapareció el dolor casi de manera inmediata.

"Pensaba que todas las personas se me acercaban para hacerme daño, y por lo mismo no lograba amistades largas"

"Yo decido aceptar, porque había muchas cosas de por medio, yo trabajaba y perdía muchos días por incapacidad, además que era mi primer embarazo y no quería perderlo", explica Laura, reviviendo su historia de hace once años atrás, como si en ese momento estuviera sintiendo nuevamente todo lo que en aquel entonces vivió.

Fueron cerca de 6 sesiones las que tuvo que asistir, ya después una vez al mes, pero todos los días escuchaba el audio que Oscar le había grabado, en aquel entonces no con tanta tecnología.

Fue así como pasaron los meses y al cumplir los 8, de la nada se le rompe la fuente; los nervios, cuenta, en un momento la invadieron y es que aún faltaba un mes para que concluyera el embarazo.

Es entonces, camino al hospital, que trata de tranquilizarse y se acuerda del audio y lo vuelve a utilizar para conseguir nuevamente esa calma, lo cual ayudó en mucho para que ella se relajara, ya que sabía que su bebé presentía todos sus miedos.

"El embarazo fue cesárea debido al peso del bebé, el niño salió perfectamente bien, eso ya hace 11 años, mi hijo se encuentra bien", señala con alegría en su rostro y mostrando una sonrisa.

A lo largo de ese tiempo Laura dice que ha recomendado a Oscar, ya que a través de eso también le ha servido como tratamiento para la migraña, incluso, señala que amigos de ella han tenido problemas de estrés, insomnio y otros, y les ha resultado de manera favorable.

Lulú es otra de las pacientes que al igual que Laura recurrieron a Oscar, en su caso se encontraba atravesando por problemas en su matrimonio, ya que a pesar de que tenía años de casada, sentía que su vida no estaba completa y que las cosas que realizaba, ya fueran personal o profesional, no le salían bien.

Es entonces que por medio de un amigo conoce al psicólogo Oscar, le platica sobre el método que realiza y decide visitarlo de manera inmediata y le describe sobre lo que estaba pasando, "él en su momento a través de la hipnosis encuentra respuestas, entre ellas a saber qué era lo que realmente quería".

"Yo siento que desde siempre padecía de eso, porque no lograba entender muchas cosas, pero me detenía por la familia, por el qué dirá la sociedad, mis hijos, era todo eso lo que no me permitía tomar decisiones", cuenta Lulú.

El resultado fue positivo, comenta Lulú, ya que estaba en un matrimonio por convencionalismo y no porque realmente eso deseaba; el tratamiento le permite darse cuenta que quería ser feliz y vivir la vida. Es entonces es cuando toma la decisión de divorciarse, separase y al mismo tiempo reconciliarse con etapas de su vida, que en un pasado había vivido y que no podía aceptar que estaba mal.

Hoy en día Lulú vive una vida plena, con sus hijos ya mayores de edad, quienes en su momento fueron de gran apoyo para enfrentar la etapa de separación, incluso comenta que con el papá de sus hijos mantiene una buena relación.

"En aquel entonces yo me sentía como perdida, sentía que estaba encerrada en un frasco, vivía una situación crítica por todo lo que en aquel momento estaba viviendo, sobre todo porque yo veía que mi hogar no estaba bien, pero no entendía porque", dice Lulú con un dejo de tristeza en su rostro.

Pero ahora comenta que es feliz con su familia, incluso expone que en varias ocasiones ha recomendado este tratamiento.

"Tenía miedo, incluso a la personas que me rodeaban, porque pensaba que todas se me acercaban sólo para hacerme daño y por lo mismo no lograba hacer algún tipo de amistad duradera, ya que no sabía abrirme más, por desconfianza o cualquier otra situación", expuso recordando todos esos momentos que le hicieron rodar una lágrima.

Finalmente comenta que debido a los problemas de su separación, uno de sus hijos ha tenido también que recurrir a éste tratamiento, ya que en su adolescencia tuvo problemas con una novia que afectó la relación por el divorcio de sus padres.