No a la hidroeléctrica de Las Cruces, claman afectados

La consulta ambiental por la represa en el río San Pedro tuvo oposición mayoritaria; “la evaluación de impacto ambiental del proyecto es deficiente, señalan expertos; organizaciones cuestionan a CFE.
Juan López Cánare, líder comunitario cora
Juan López Cánare, líder comunitario cora (Cortesía)

Guadalajara

La mayoría de los asistentes a la reunión de consulta del manifiesto de impacto ambiental de la hidroeléctrica de Las Cruces, en el municipio de Ruiz, Nayarit, puso en relieve su oposición a la construcción de esa gran infraestructura durante la cita que culminó ayer en esa demarcación enclavada 50 kilómetros al norte de la capital del estado, Tepic.

“Por ser una obra que pone en riesgo la  cultura nayeri y la economía de más de 20 comunidades de la cuenca del río San Pedro Mezquital, representantes de los sectores pesquero, ejidal, indígena y sociedad civil, entregaron a la Secretaría de Medio Ambiente y  Recursos Naturales (Semarnat) una solicitud de cancelación total del  proyecto”, señaló en un comunicado el Consejo Intercomunitario del río San Pedro.

Durante la reunión pública de información organizada por la Semarnat, “la Comisión Federal de Electricidad (CFE) expuso el proyecto ante los más de mil asistentes que se dieron cita en la plaza principal de San Pedro Ixcatán. Posteriormente, más de 60 expositores tomaron la palabra para presentar  sus observaciones al proyecto, las cuales en su mayoría fueron para  cuestionar la obra, evidenciar profundas deficiencias en el documento de  evaluación de impacto ambiental, y solicitar expresamente a la Semarnat que niegue el permiso ambiental a Las Cruces”.

Marcos Moreno, productor de ostiones de Boca de Camichín, hizo entrega formal de la  solicitud respaldada por más de 12 mil firmas. En ella, indígenas y productores exponen las razones por las que la hidroeléctrica no debe autorizarse ni construirse. Una de ellas, señalan, “es que la obra retendría 90 por ciento de los sedimentos y nutrientes que enriquecen las tierras de cultivo y  sostienen la biodiversidad y la pesca en Marismas Nacionales”.

Por su parte, académicos y expertos en recursos pesqueros, anfibios, manglares y de otras disciplinas, criticaron enérgicamente la calidad de la evaluación de impacto ambiental –elaborada por científicos de la Universidad de Guadalajara y de la Universidad Autónoma de Nayarit-  “por ser muy deficiente, y por no cumplir con el rigor técnico y científico para una correcta toma de decisiones”.

Durante la ronda de preguntas y respuestas, organizaciones civiles como el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), Nuiwari, la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA) y SuMar, entre otras, cuestionaron a los representantes de la CFE y al equipo técnico responsable de la manifestación de impacto ambiental sobre el contenido del estudio y el proceso de socialización del proyecto, principalmente en las comunidades indígenas.

Ante la mayoría de esos cuestionamientos, los representantes de  la CFE y de las universidades de Guadalajara y Autónoma de Nayarit no tuvieron respuestas.

En las próximas semanas, la Semarnat deberá anunciar su resolutivo a favor o en contra del proyecto hidroeléctrico Las Cruces, el cual aportaría sólo el 0.9 por ciento de la energía requerida en la región Centro Occidente para el 2026.