Vacuna contra herpes zóster, pronto disponible en México

El virus se reactiva ante estado de inmunosupresión, ya sea causado por enfermedades, desnutrición, estrés o edad avanzada.
Se estima que cerca del 30 por ciento de la población que sufrió varicela desarrollará esta infección alguna vez en su vida
Se estima que cerca del 30 por ciento de la población que sufrió varicela desarrollará esta infección alguna vez en su vida (Especial)

Guadalajara

“Viruelas” en la vejez. La imagen de un adulto con la mitad de la cara impregnada por ámpulas similares a las que dejan enfermedades propias de la infancia, asusta a cualquiera. Más cuando las ampollas desaparecen pero queda en su sitio un dolor punzante. Se trata del herpes zóster. Esta enfermedad es un riesgo latente para cualquiera que haya padecido varicela, pues la produce el mismo virus, que alojado en ciertos ganglios, se mantuvo en estado latente.

El virus se reactiva ante estado de inmunosupresión, ya sea causado por enfermedades, desnutrición, estrés o edad avanzada. Se estima que cerca del 30 por ciento de la población que sufrió varicela desarrollará herpes zóster alguna vez en la vida; pero el problema más serio es que tres cada diez afectados desarrollarán complicaciones. El dolor es una de ellas (neuralgia postherpética).

Después de varios años en el mercado de Estados Unidos y otros países, pronto estará disponible en México la única vacuna que existe en el mundo para prevenir que aparezca el herpes zóster. “Esta vacuna la vamos a tener parea finales de este 2014. Es una única dosis y la aplicación es intramuscular, en el brazo del paciente, a partir de los 50 años de edad”, anunció Diana Beatriz Guarneros de Regil, pediatra e investigadora, actualmente gerente médico de MSD, la farmacéutica que desarrolló el biológico.

La vacuna, explicó, ha mostrado su efectividad para un periodo de cinco años, y está indicada para quienes padecieron varicela. En este país, prácticamente todos los adultos que rebasan el medio siglo de vida.

La investigadora citó estadísticas del Sistema Nacional de Salud, que refieren una incidencia 320 mil pacientes al año egresados en los hospitales que tiene el país con diagnóstico de herpes zóster. “Es una incidencia importante; pero más que el número de personas, yo creo que algo muy trascendente es la calidad de vida del paciente. Estamos hablando que la mayoría de afectados están por encima de los 60 años de edad, y que esta enfermedad llega a ser discapacitante para el paciente y lo hará dependiente de un tercero para realizar sus actividades diarias. Entonces no es tanto el número de pacientes, sino el impacto que puede tener la enfermedad para este grupo”, dijo.

Guarneros añadió que la reactivación del virus es común en adultos mayores. “Es una enfermedad que, una vez que nosotros cursemos varicela, se puede presentar en cualquier momento a lo largo de la vida, pero el grupo de riesgo, más importante, es por arriba de los 60 años”, y pueden verse afectados tanto varones como mujeres.

En algunos casos el herpes zóster se asocia al estrés. Al respecto, la entrevistada responde que cuando bajan las defensas, en mucho se debe a la condición de salud del paciente. “Un factor es la nutrición. Otro sí, el factor emocional, generalmente el estrés, se ha considerado como un factor que disminuye la capacidad de respuesta del sistema inmunológico de nuestro cuerpo”.

Síntomas

Al principio las molestias de la infección por herpes zóster no son muy claras, puede pensarse hasta en un resfriado, pero una vez que se establece el cuadro clínico, el  paciente va a presentar  las ámpulas de la varicela, con la única diferencia que en la varicela, las lesiones cutáneas se esparcen por todo el cuerpo; mientras que en el caso del herpes zóster se concentran en la mitad del cuerpo, principalmente en el tórax o en la cara. Otros malestares son fiebre, dolor y fatiga.

La complicación más común es un dolor persistente que incomoda mucho al paciente, es un dolor punzante que se presenta más allá de tres meses después de haber resuelto el cuadro clínico, y que permanece desde tres meses hasta un año.

“El dolor se localiza principalmente en la zona afectada, pero no necesariamente, pues el virus sigue el trayecto de las líneas nerviosas y hay personas que presentan dolor en casi todo el tórax, a lo largo de las costillas”, describió Guarneros.

A los pacientes se les otorga tratamiento antiviral y fármacos para aliviar las molestias; analgésicos para el dolor. Las lesiones propias causadas por el herpes zóster tardan entre dos y tres semanas en desaparecer y la tercera parte de los pacientes pueden cursar con la persistencia de este dolor. De ahí la buena nueva de que pronto, los que padecieron varicela ya no correrán ese riesgo.

 

Claves

Del primo de la varicela

El herpes zóster es una enfermedad producida por una reactivación del virus de la varicela, la cual también se manifiesta con erupciones cutáneas (ámpulas como las que deja la varicela), y afecta a los nervios periféricos

Los primeros indicios de que la varicela y el herpes zóster están causados por el mismo virus se observaron a principios del siglo XX

Tras controlar la infección por varicela, que se padece en la infancia, el sistema inmune mantiene el virus inactivo. Éste se aloja en los ganglios de la raíz dorsal de la médula espinal, el ganglio de Gasser del trigémino u otros de los pares craneales en la cabeza

Cuando se reactiva el virus vuelve a ser infeccioso  

Anteriormente era considerada una enfermedad benigna, visión que cambió pues algunos pacientes (30%) pueden presentar complicaciones según los nervios afectados, dolor, parálisis motora o facial temporal, insuficiencia respiratoria e infecciones bacterianas secundarias

La principal complicación es el dolor crónico en el sitio donde aparecieron las erupciones cutáneas y éste puede durar desde varias semanas hasta aproximadamente un año

El mayor número de casos (70%) se presentan después de los 50 años de edad, comúnmente en individuos inmunosuprimidos (con bajas defensas).

Fuente: Dra. Diana Beatriz Guarneros de Regil, referencias Centers for the Diseases Control and Prevention (CDC)