Narco y tierras, detrás de los asesinos de la Tacoma gris

En los asesinatos de los hermanos Vázquez Torres, la versión de la comunidad huichola de Tuxpan es que ganaderos de Huajimic pusieron precio a su cabeza y sicarios locales se decidieron.

Guadalajara

Los asesinatos de Miguel Vázquez Torres y de su hermano Agustín, el pasado sábado 20 de mayo en Tuxpan de Bolaños, no parecen ser el efecto de una simple riña, aunque se dieron en el contexto de una festividad civil de la comunidad de Kuruxi Manuwe (Tuxpan de Bolaños), el gran anexo sur de San Sebastián Teponahuaxtlán (Wuaut+a).

La anécdota sangrienta de los cinco hombres a bordo de una Tacoma gris cobra sentido si se repara, como lo asegura el gobernador tradicional de este pueblo wixárika, Venustiano Vázquez Navarrete, en que "algunos ganaderos de Huajimic" le habrían puesto precio a la cabeza de Miguel: medio millón de pesos. Otro tanto ofrecían por un segundo líder local, Ubaldo Valdez, quien no se encontraba en Tuxpan el día infausto, que bajo esta hipótesis, fue milagroso para él.

En The Adventure of the Naval Treaty, el detective más famoso de la literatura, Sherlock Holmes, razona: "El crimen más difícil de rastrear es el que carece de móviles. Pero éste no carece de ellos. ¿Quién se beneficia con él?...". En el caso de Miguel Vázquez y de Ubaldo Valdez, la coincidencia es que integraron un aguerrido comité comunal que encabezó la recuperación de sus tierras ancestrales en Huajimic, al otro lado de la evanescente frontera nayarita. Como Wuaut+a existe desde antes de que hubiera república y estados, hizo valer sus títulos virreinales ante los tribunales agrarios mexicanos. Esa es la restitución, un expediente beneficiado por la legislación agraria emanada de la constitución de 1917 y que tardó prácticamente la centuria completa en aplicarse en Huajimic, una importante delegación del municipio nayarita de La Yesca. Los posesionarios nayaritas están molestos porque consideran la restitución un despojo a su larga presencia en la sierra. Y hay desde personas moderadas hasta verdaderos hombres bravíos que consideran una afrenta perder su heredad aunque la ley lo determine. Estos segundos, explica el gobernador tradicional, "les mandaron el recado": eliminar a los líderes para amedrentar a los que se queden, y lograr evadir las sentencias implacables contra su patrimonio y forma de vida.

Este conflicto real y candente no puede marginarse del otro gran problema que enfrentan hoy los moradores de este rincón de la Sierra Madre Occidental: la ominosa presencia del narco. Porque parecen coincidir los testigos en que los ejecutores son "sicarios" del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), quienes habrían llegado al pueblo huichol a establecer una plaza hace poco más de un año.

Los asesinos estaban interesados en mantener su presencia ante la necesidad de controlar la creciente producción y trasiego de drogas. Y "legitimarse", vendiendo "protección" a los perplejos aborígenes que jamás la habían necesitado. Miguel Vázquez se los había recordado periódicamente, durante los tres años que fue presidente del comisariado de bienes comunales, lo que irritaba a los agentes del narco. Tal vez la jugosa recompensa, estilo El viejo oeste, los terminó de decidir.

Junto con su secretario en el órgano de representación comunal tradicional, Petronilo Navarrete Chino, se entregó al fiscal del estado, Eduardo Almaguer Ramírez, un documento oficial fechado el domingo 21 de mayo, donde se detalla su versión del doble homicidio:

"Que el día 20 de mayo de 2017, siendo las 12:00 horas [...] en la cancha deportiva se encontraba Agustín Vázquez Torres en compañía de sus amigos, lugar a donde llegó un grupo de cinco personas, las cuales desconocemos sus nombres ya que no son de la región, y agredieron físicamente al C. Agustín Vázquez Torres; se desconocen las causas que causaron [sic] la agresión y a la vez, Agustín Vázquez Torres le dio a conocer a su hermano Miguel Vázquez Torres lo que había sucedido...".

Posteriormente, "a las 18:00 [horas]. Miguel Vázquez Torres se encontró a las cinco personas que tuvieron problemas con su hermano [...] en el lienzo charro y les reclamó del por qué golpearon a su hermano, teniendo [en ese momento] una pelea con uno de los integrantes de ese grupo de cinco personas, las cuales viajaban en una Tacoma gris; en la riña se metieron las otras cuatro personas en contra de Miguel Vázquez Torres, arribando al lugar la policía municipal de Bolaños, Jalisco, quienes detuvieron a Miguel Vázquez Torres, subiéndolos a la patrulla municipal [junto con los otros participantes de la riña]; en ese momento se presentó en el lugar el C. Petronilo Navarrete Chino, secretario del gobierno tradicional, quien le preguntó a la policía municipal que ¿qué Iván a hacer con ellos?..." [sic].

La policía municipal "le manifestó: los llevamos a la delegación comunal, nunca llegando al lugar los detenidos". A Vázquez Torres lo dejaron en su casa "y a la otra persona, se desconoce".

Dos horas y media después, a las 20:30 horas, se presentó el siguiente incidente: "Agustín Vázquez Torres en compañía de su cuñado Salvador Torres iban en una camioneta chevrolet Silverado de color guinda a la altura de la llanatera [el local donde reparan llantas], y se cruzó con una camioneta toyota Tacoma donde viajaban las cinco personas con las que había tenido problemas en la cancha; esas personas les ordenaron que se bajaran [...] de la camioneta, bajándose Salvador Torres Serio, y a la vez le reclamaron estas personas a Agustín Vázquez y a la vez que le decían 'ASI LE PASA A LOS QUE NO RESPETAN LA LEY [sic]', lo agredieron con arma de fuego, disparándole en tres ocasiones quedando ya sin vida en el lugar....".

Salvador Torres Serio trasladó a Agustín Vázquez "a la unidad médica de salud, no siendo atendido por los médicos que están de guardia, y enseguida llega Miguel Vázquez al centro de salud, ya que le dieron a conocer que había fallecido por las personas que lo habían agredido con disparos de armas de fuego en donde perdió la vida; vio en el interior del centro de salud a su hermano Agustín Vázquez Torres y salió gritando que por qué le habían hecho eso a su hermano; en ese mismo instante pasó la Tacoma color gris con las cinco personas que agredieron a su hermano [...] y una persona que iva [sic] en el interior de la tacoma le disparó a Miguel Vázquez Torres sin decirle nada, acertándole en dos ocasiones con un arma de fuego, quienes al parecer usaron un cuerno de chivo para victimar a los dos hermanos".

De estos hechos, asegura el documento, "se percataron la policía municipal, quienes estaban en la comunidad para prestar seguridad ya que se estaba llevando un evento tradicional [coleadero]; así mismo estaba presente en la comunidad el presidente municipal de Bolaños, Jalisco; quienes tanto el presidente y la policía municipal [...] teniendo conocimiento de los eventos violentos que se suscitaron en la comunidad de Tuxpan de Bolaños, en lugar de prestar auxilio a las personas victimados y ofendidos, así como detener a los responsables, se fueron de la comunidad, por tal motivo, al ver esta situación, los habitantes de la comunidad de Tuxpan de Bolaños están cansados de no ser atendidos en los servicios de seguridad pública, por tal motivo, la gente de toda la comunidad en una sola voz hacen el reclamo que las autoridades municipales , estatales, y federales les han prometido apoyo en relación a la seguridad que necesita la comunidad y que hasta la fecha no les han cumplido los compromisos a las autoridades agrarias y tradicionales".

Así, "al llegar personal de la fiscalía [policía investigadora] fueron retenidos e ingresados al cepo (cárcel tradicional) respetando en todo momento sus derechos humanos; por lo expuesto doy a conocer que ya la comunidad wixárika ya está cansada de falsas promesas por lo cual si no se atienden el llamado de las autoridades de los tres niveles de gobierno, la comunidad está dispuesta a levantarse en armas para defender sus derechos y su territorio", rematan irritados.

Con cabeza más fría, el gobernador reconoce tres días después que el alcalde de Bolaños, Juan Carlos Rodríguez Mayorga, y sus policías, no intervinieron... porque abandonaron la zona casi tres horas antes de los asesinatos. "Nos dejaron sin seguridad, esa es la realidad". Advierte que buscarán recuperar el control de su territorio, para expulsar al narco, y que no cejarán en las restituciones en Huajimic, pese a los "mensajes" de sus airados vecinos. El segundo predio a ejecutar espera fecha del magistrado agrario el próximo 31 de mayo. En realidad, la recuperación de tierras apenas comienza.

Almaguer visita Tuxpan de Bolaños

La mañana de ayer, las autoridades tradicionales y agrarias de Kuruxi Manuwe y Wuaut+a, recibieron al fiscal general de Jalisco, Eduardo Almaguer Ramírez, con quien discutieron los problemas de inseguridad pública, la presencia de criminales organizados, y la falta de cumplimiento de los acuerdos del 5 de febrero de 2017 para instalar base policiaca permanente de la Fuerza Única en Mesa del Tirador, 22 kilómetros al poniente de Tuxpan.

Según el gobernador, se alcanzaron acuerdos, por lo que la presencia policiaca del estado será permanente. También esperan la pronta captura de los asesinos de Miguel y Agustín Vázquez Torres, y que se les permita juzgarlos primero bajo sus usos y costumbres, antes de entregarlos al poder civil para su castigo.

MILENIO JALISCO acudió también a la cabecera de Bolaños, en busca de entrevistar al presidente municipal, Juan Carlos Rodríguez Mayorga, para que diera su versión de los hechos, pero tanto este como su síndico y su secretario, estaban ausentes "en Guadalajara".

SRN