Sin responsables de los tiraderos

La Profepa ha presentado denuncias penales ante el Ministerio Público Federal.
Tersa incinera los desechos hospitalarios, es la única autorizada.
Tersa incinera los desechos hospitalarios, es la única autorizada. (Yazmín Sánchez)

Tampico

Los hallazgos de Profepa por mil 114.3 kilogramos de Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos en tiraderos clandestinos de Gómez Farías, Victoria, Madero y Altamira, no han generado responsabilidades administrativas, ya que los responsables no han sido identificados.

El 19 de mayo de 2011 la Procuraduría encontró un tiradero clandestino en el basurero municipal de Gómez Farías, localizado en una área rural, ahí fueron depositadas  sobre suelo natural,  bolsas de diálisis impregnadas con sangre con un peso de 15 kilogramos y residuos punzocortantes con un peso de 1.5 kilogramos, “se resolvió el expediente administrativo sin acreditar la responsabilidad del Ayuntamiento de Gómez Farías o de otro responsable”.

El 3 de junio de 2011 en la antigua carretera Victoria-Tula, encontraron agujas usadas, tubos de ensayo contenido, muestras de sangre en cantidades no cuantificadas  presuntamente provenientes de  Matamoros, Tampico y Nuevo Laredo. Para tal efecto, la Profepa presentó la denuncia penal ante la Agencia del Ministerio Público Federal.  

En esa ocasión fueron recolectados y transportados los RPBI´s con el apoyo de la empresa Ecotecnología en Tratamiento,  siendo un total recolectado de 88 kilogramos de residuos de sangre, 4.6 de residuos punzo cortantes y 187.2 de medicamento caduco.En el reporte se lee que “en virtud de que no fueron identificados él o los responsables, no se instauró procedimiento administrativo por la Profepa  y las investigaciones continuaron por parte de la Agencia del Ministerio Público Federal”.

Los dos últimos hallazgos han sido los más grandes en los últimos seis años y corresponden al 23 y 25 de enero de este año. El del 23 se localizó en un terreno baldío ubicado entre las colonias Sahop, Puerto Alegre y Miramápolis, en  Madero.

Se depositaron en un área de 4 metros cuadrados, bolsas y sondas utilizadas para diálisis, sin observarse sangre, con un peso estimado de 8 a 10 kilogramos, como medida de prevención para la población del lugar fueron retirados los RPBI del sitio “a través de una empresa prestadora de servicios de transporte y disposición final de residuos peligrosos autorizada por la Semarnat”, no se menciona el nombre.

A raíz de lo ocurrido, se formuló acta circunstanciada de hechos, pero no fue instaurado procedimiento administrativo porque no fueron identificados él o los presuntos responsables.

El 25 de enero en el camino que conduce del ejido La Pedrera al fraccionamiento Los Prados, en Altamira, se encontraron bolsas negras de plástico conteniendo en su interior bolsas de plástico de color rojo con el símbolo universal de riesgo biológico, con equipos de hemodiálisis (filtros y mangueras plásticas) impregnados con sangre.

En la verificación que hizo la Procuraduría se detectó una etiqueta en los filtros con la marca  OPTIFLUX, “por el momento no fueron identificados él o los responsables”. 

En esa ocasión el personal de la Profepa solicitó el apoyo de la empresa Tecnologías Ecológicas de Reducción de Altamira, para la recolección y transporte de los RPBI que fueron dispuestos en la empresa Técnicas Especiales de Reducción de Altamira, “las cuales cuentan con la autorización respectiva”. Y precisa que ese mismo día, Profepa presentó la denuncia ante la Agencia del Ministerio Público Federal en Tampico.“El 27 de enero de 2014, en el sitio referido, se concluyó con las actividades de recolección y transporte de los RPBI, con una cantidad total de 841 kilogramos. Se continúa con las investigaciones para identificar a los responsables”, señala.