Los gritones tienen un día extra

Los leoneses aprovechan este día adicional de la Feria para surtirse de trastes y cobijas ya que es cuando 'los gritones' ofertan sus productos.
Los leoneses aprovechan este día adicional de la Feria para surtirse de trastes y cobijas
Los leoneses aprovechan este día adicional de la Feria para surtirse de trastes y cobijas (Mauricio Contreras)

León, GTO.

En las instalaciones de lo que fue la Feria de León 2014 solo se escucha el golpeteo de los fierros de los juegos, que están siendo desmontados y el ruido de los motores de camiones que entran y salen de las instalaciones.

Ya no hay risas ni diversión, ahora solo se ven las caras serias de cuadrillas de trabajadores. Los cuales se afanan en desarmar desde sus entrañas al  monstruo que fue la máxima fiesta de León.

Pero la Feria se niega a morir sin dar pelea, aunque sea solo un día más.

El día de ayer la Feria de León 2014 tuvo su último estertor, con los llamados “gritones de la Feria”.

La señora Blanca Quezada Hernández, de la colonia España, aprovechó este día para comprar dos juegos de baterías de peltre a 200 pesos cada uno, además de un recogedor y algunos trastos mas. Las baterías son para ella y otra para su joven hija que se acaba de casar.

“Están más baratas este día”, comenta la vecina de la colonia España.  

Los “gritones” se desgañitan por atraer más clientes, llegan a ofrecer recipientes de plástico de buen tamaño a solo 10 pesos. “Lléveselo, lléveselo”, gritan con altavoces.

 “Aprovecho este día que casi no hay gente y además todo es más barato, además de que  hago mi guardadito para este tiempo”, señala la señora Martha Oliva, vecina del Barrio de San Miguel.

Doña Martha, mientras platica, no pierde de vista sus edredones, cuida uno en especial, uno con el estampado del club León el cual fue un encargo de uno de sus familiares. Además de unos botes de plástico y unas tinas para lavar la ropa.

“Siempre traigo a mis hijos a la Feria, para que se diviertan un ratito. Este día es para mí, este día saben que lo aprovecho para comprar cosas que hacen falta en la casa. Es una tradición que tengo desde hace  20 años”, señala la señora Martha.

Ya está oscureciendo en las instalaciones de la Feria y sigue llegando gente para aprovechar las ofertas y seguir dando vida un año más a la rancia tradición de “los gritones de la Feria de León”.