En Grito de Independencia se recuerda a migrantes y víctimas de sismo

Durante el evento se pidió un minuto de silencio por las víctimas del terremoto de 8.2 grados ocurrido el pasado 7 de septiembre. 
Con bandera en mano Aristóteles Sandoval comenzó a recordar a los héroes de la Independencia.
Con bandera en mano Aristóteles Sandoval comenzó a recordar a los héroes de la Independencia. (Fernando Carranza)

Guadalajara

En el Grito de Independencia de 2017 en Jalisco se recordó a aquellos mexicanos que por diversas circunstancias no están en la extensión territorial de nuestro país. Aquellos que radican y laboran en el extranjero en tiempos en los que un presidente estadunidense no quiere en su nación a los mexicanos y latinoamericanos.

El gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, salió al balcón principal de Palacio de Gobierno para dirigirse al pueblo tapatío, quien lo observaba desde la Plaza de Armas. Con bandera en mano comenzó a recordar a los héroes de la Independencia.

"Viva los migrantes jaliscienses, viva Jalisco, viva nuestra independencia, viva México, viva México, viva México", gritó el mandatario estatal tras el algarabío y aplausos de los tapatío presentes.

Las 15 mil personas presentes en el centro de Guadalajara gritaron fuera el “viva” conforme se anunciaba a los personajes del inicio de la lucha de Independencia. Pero se gritaba con mayor fuerza y volumen cuando se hacía referencia a Jalisco y México.

Previo al grito se solicitó por parte de los organizadores un minuto de silencio por las víctimas del terremoto de 8.2 grados en escala de Richter registrado el pasado 7 de septiembre.

El silencio era total aunque por momentos se escuchaba alguna trompeta o la indicación de grupos de personas que pedía a alguien guardara silencio. La colorida fiesta se apagó por un momento mientras la bandera mexicana ondeaba por las pantallas instaladas en la plaza.

Por solidaridad con los paisanos afectados por el sismo de la semana pasada, el gobernador suspendió la festividad que año con año suele organizarse en el patio central del Palacio de Gobierno. El tequila, la música y cena fueron olvidados.

En lugar de funcionarios e invitados especiales del gobernador, este año fueron invitados niños y sus padres a quienes se les recibió únicamente con agua de jamaica, alfalfa y horchata.

Estos menores de edad fueron invitados por destacarse en el deporte de alto rendimiento, medallistas olímpicos, deportistas paralímpicos, ganadores de robtmath, los mejores promedios de la olimpiada del conocimiento infantil. También estuvieron jóvenes talento como artistas, promotores de los derechos de los niños y ganadores de competencias nacionales e internacionales.

GPE