Falla gestión para entrar a 44 bolsas de recursos

Investigador de la Universidad Tecnológica, señala que mediante la Norma ISO 18091:2014 se certifica la gobernanza de las ciudades, pero es fundamental empoderar la sociedad civil.
Los recursos propios captados en conceptos como el predial resultan insuficientes para los municipios.
Los recursos propios captados en conceptos como el predial resultan insuficientes para los municipios. (Priciliano Jiménez)

Tampico

Ha faltado capacidad de gestión para tener acceso a 44 bolsas financieras disponibles por parte de la federación para los municipios, afirmó el investigador adjunto de la Universidad Tecnológica de Altamira, Miguel Ángel Verástegui.

“Hoy por hoy hay 44 bolsas de recursos para los municipios, la pregunta es dónde están los gestores financieros, en la manera de pedir está el dar, no hay especialistas para poder tener acceso, se necesita personal apto para presentar proyectos, análisis, documentos”, expuso. Las bolsas son de las Secretarías de Educación, Salud, Desarrollo Social, Seguridad Pública, Secretaría de Economía, Conagua, Semarnat, Sagarpa, entre otras.

A veces, dijo, se atoran los recursos por no comprobar gastos, o por subejercicios, o simplemente por no tener un gestor financiero, ya que no existe ese puesto. El investigador dijo que con la norma ISO 18091:2014, se mide la gobernabilidad mediante un esquema básico de administración organizacional.

Para ello se evalúan grandes parámetros para la gobernanza, como desarrollo institucional para un buen gobierno, desarrollo económico sostenible, desarrollo ambiental sustentable y desarrollo social incluyente, que a su vez contienen 39 sub indicadores.

“Ya ciudades como León, Aguascalientes, Puebla, Monterrey y la Ciudad de México, están en proceso para certificarse en la gobernabilidad”, refirió el entrevistado. Expresó que para que ello funcione es fundamental también la participación de la sociedad civil.

“Oaxaca ya está trabajando en esto, 50 organizaciones hicieron un pliego petitorio bajo el esquema de ISO y firmaron todos los candidatos, imagínate en qué nivel está Oaxaca, nos debería dar vergüenza que nuestra zona de confort en Tamaulipas no nos deja hacer nada, a la ciudadanía no le interesa involucrarse en las problemáticas”, destacó.

Miguel Ángel Verástegui ejemplificó que en las marchas contra la violencia que en su momento fueron encabezadas por Eduardo Cantú, ya fallecido, de cerca de un millón de habitantes en el sur del estado, solo participaron entre diez mil y once mil.

“Una de cada cien personas en Tampico se hace responsable y participa, es muy triste, eso nos rezaga y nos contrasta con lo que está ocurriendo en Oaxaca, donde se juntaron, hicieron el pliego petitorio y lo presentaron a los candidatos para darle cumplimiento, de esto se trata, pero acá no lo hacemos”. Aún cuando ya concluyeron las campañas, Verástegui considera que no es tarde para comenzar.

“Los líderes de opinión, las organizaciones, deben buscar la manera de reunirnos para dar a conocer este esquema, la sociedad manda, es el primer parámetro actual, tenemos que despertar del letargo que no nos deja tener una visión macro”.

Mencionó que en ciudades como León que tienen dos años en esto, la sociedad manda, la sociedad evalúa y la sociedad marca la pauta. “La norma dice que debe haber un observatorio ciudadano para el comportamiento de los gobiernos municipales, pero no solo para temas de seguridad.

Además, dijo, las asociaciones civiles que existen no están bien establecidas, pues según sus cálculos, el noventa por ciento de éstas ponen de su bolsa cuando hay manera de que el propio gobierno apoye sus iniciativas públicas ciudadanas.

“A la gente le falta organizarse mejor, debe haber un nuevo nivel de empoderamiento de las asociaciones, porque son las que van a evaluar si el gobierno sirve o no sirve”, comentó.

Miguel Verástegui, sostuvo que la norma es un parteaguas y todas las asociaciones se van a empoderar. “Es un gran valor ante la sociedad y ante los gobiernos, ya lo establece la ley pero está como oculto o como que la sociedad no ha descubierto que tiene un gran poder”, concluyó.